El Salvador: Iglesia marcha y llama nuevamente a los diputados a aprobar ley contra minería


El arzobispo José Luis Escobar (centro), el obispo auxiliar Gregorio Rosa Chávez (izq.) y otras personalidades de la iglesia católica y civiles durante la marcha.

Esta vez la Iglesia Católica, la feligresía y los movimientos sociales en El Salvador exigieron a los diputados de la Asamblea Legislativa aprobar el anteproyecto de ley que cierre definitivamente las puertas a la explotación minera en el país.

Mediante una masiva marcha, la Iglesia y organizaciones contra la minería llegaron hasta el palacio legislativo e hicieron entrega de la propuesta de ley contra la explotación metálica a los diputados representantes de todas las fracciones políticas.

El arzobispo de San Salvador, monseñor José Luis Escobar Alas, consideró que el país está bajo una amenaza si se les da permiso a las transnacionales de realizar exploraciones mineras en aquellas zonas donde se cree que hay minerales.

El jerarca Católico citó como ejemplo del daño ambiental los estragos que ha causado al medio ambiente las prácticas mineras en San Sebastián, en el municipio de Santa Rosa de Lima, La Unión.

“Eso es un pequeño ejemplo de lo que pasaría si se autoriza la explotación minera en el país, solo que a nivel macro se envenenaría el agua a causa del cianuro, el aire a causa de los metales pesados y, por supuesto, la muerte de todas las plantas y los animales de toda la zona y lo más grave la muerte de las personas, las erupciones en la piel incurables, insuficiencia renal y cardiaca. Todos nos veremos afectados por ser un país pequeño y muy poblado.”, explicó monseñor Escobar Alas.

El arzobispo también pidió a las distintas fuerzas políticas del país no politizar el tema de la minería, por considerar que es un problema que afectaría el interés de toda la población y, sobre todo, a las personas más pobres que viven en aquellas zonas donde se cree hay minerales.

También resaltó la importante decisión que tomaron los magistrados del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), al defender al Estado de la demanda que la empresa minera Ocean Gold quería imponer a El Salvador, por no permitírsele que continuaran con sus trabajos de exploración.

“Los magistrados del CIADI tomaron conciencia y se dieron cuenta del sufrimiento de nuestro pueblo y por unanimidad rechazaron la demanda de la transnacional y defendieron nuestro país. Si esto lo han hecho los magistrados del CIADI, cuánto no harán nuestros diputados, ya que no puede estar nuestro país vulnerable en este aspecto. Fuimos demandados por $250 millones porque no hay una ley que proteja nuestro país y prohíba la explotación minera”, expresó monseñor Escobar Alas.

Dijo que de no aprobarse esta ley sería una “lástima y una pena” que un organismo internacional proteja al país de las transnacionales y no los salvadoreños.
El anteproyecto de ley fue recibido por los diputados de todas las fracciones políticas de la Asamblea Legislativa, a quienes también se les entregó 30,500 firmas donde se manifiesta el rechazo de la población a los proyectos mineros y la exigencia a los parlamentarios de aprobar la referida iniciativa de ley.

El presidente de la Asamblea Legislativa, diputado Guillermo Gallegos, se comprometió a estudiar la iniciativa y exponerla al pleno para su pronta aprobación; mientras que el representante de la fracción legislativa del FMLN, Guillermo Mata, aseguró que la propuesta de ley tendrá el respaldo de los 31 diputados de ese instituto político.

“El 28 de este mes iniciamos la discusión sobre la minería metálica en el país y nos compromete a que esta ley no pueda extenderse más su aprobación (…) pero teniendo voluntad y pensando en los pobres se puede sacar en no más de dos semanas. Yo esperaría y le pediría a la Comisión de Medio Ambiente, que sería un buen regalo de Semana Santa si antes de esa fecha nosotros tenemos aprobada la ley. Creo que es posible, porque aquí estamos representados los partidos, ARENA, FMLN, GANA, PCN y PDC”, indicó Gallegos.

El diputado René Portillo Cuadra, del partido ARENA, pidió a la población tener plena confianza que su fracción política abogará por la protección de la vida, el medio ambiente y el progreso con dignidad.

“Les decimos con mucha firmeza que nosotros vamos a proteger la vida de los seres humanos y el desarrollo del medio ambiente. Ese es el compromiso que adquirimos”, puntualizó el diputado del principal partido de oposición.

Recomiendan a expresidente de ANEP leer encíclica papal para entender impactos de minería

Jorge Daboub.

“La iglesia tiene un pensamiento muy desarrollado, no necesita ninguna asesoría (partidaria). El expresidente de la ANEP [Asociación Nacional de la Empresa Privada, Jorge Daboub] lo que debería hacer es leer la carta del Papa, la encíclica “Laudatos sí”, probablemente eso le iluminaría un poco más para saber las razones por las que se mueve la iglesia Católica”, aseguró José María Tojeira, director del Instituto de Derechos Humanos de la UCA (IDHUCA), quien acompañó la marcha antiminera promovida por la Iglesia Católica, junto al rector de la UCA, Andreu Oliva, y otros religiosos de distintas denominaciones que ven una amenaza en la minería metálica.

Los primeros dos párrafos de la encíclica papal «Laudato si’, mi’ Signore» – «Alabado seas, mi Señor», reproducen un canto de San Francisco de Asís. En ese cántico nos recuerda que nuestra casa común es también como una hermana, con la cual compartimos la existencia, y como una madre bella que nos acoge entre sus brazos: «Alabado seas, mi Señor, por la hermana nuestra madre tierra, la cual nos sustenta, y gobierna y produce diversos frutos con coloridas flores y hierba».

Esta hermana (la naturaleza) clama por el daño que le provocamos a causa del uso irresponsable y del abuso de los bienes que Dios ha puesto en ella. Hemos crecido pensando que éramos sus propietarios y dominadores, autorizados a expoliarla.

La violencia que hay en el corazón humano, herido por el pecado, también se manifiesta en los síntomas de enfermedad que advertimos en el suelo, en el agua, en el aire y en los seres vivientes. Por eso, entre los pobres más abandonados y maltratados, está nuestra oprimida y devastada tierra, que «gime y sufre dolores de parto» (Rm 8,22). Olvidamos que nosotros mismos somos tierra (cf. Gn 2,7). Nuestro propio cuerpo está constituido por los elementos del planeta, su aire es el que nos da el aliento y su agua nos vivifica y restaura.

De esta manera las autoridades de la iglesia católica salvadoreña asumen el compromiso de su líder y se pronuncian por causas que violentan también el amor propio, el amor a la misma humanidad y ahora acompañan la lucha por no seguir castigando a la naturaleza.

En este sentido, el Arzobispo de San Salvador, Monseñor José Luis Escobar Alas declaró respecto a las declaraciones de Daboub: “En un país democrático es natural que haya posiciones contrarias. Ellos (ANEP) tendrán que defender sus propios intereses.

Nosotros buscamos el bien de todos, al final, el bien de ellos mismos sabe, porque una contaminación minera nos va a afectar a todos. A veces no se miden las proporciones y se piensa que porque estoy en la capital, tomo agua purificada, a mí no me pasa nada y sin embargo sí nos va a pasar a todos, el aire es común, el agua es común”.

Alas añadió que “nosotros estamos más bien interesados en que ellos también apoyen, que se den cuenta de la conveniencia. Con esta ley vamos a ganar todos. Esa demanda de $200 millones no solo le iba a afectar a los pobres, nos afecta a todos, afecta al Estado, pero es natural que en un sistema democrático haya diversidad de posiciones, somos respetuosos de las distintas opiniones”.

Otro tema que le preocupa a la iglesia es el del agua, “la ley del agua y de la alimentación (seguridad alimenticia) debe aprobarse para el beneficio de todos, no podemos vivir sin una protección del agua, pero no queremos mezclar las cosas por este momento. Ya con prohibir la minería es salvar en gran medida el agua de este país”, aseveró Alas.

El arzobispo considera que muchas empresas también apoyan esta ley, “nosotros no hemos hecho una valoración, nosotros lo hacemos a partir de la necesidad de la gente. Esperamos contar con la totalidad de los votos de la Asamblea, no nos interesa que un partido salga beneficiado y otro perjudicado, con pérdida de votos, nos interesa que todos salgan bien defendiendo nuestro país”.

Ya hace unos días, el investigador del IDHUCA, Andrés McKinley, señalaba que Error! Hyperlink reference not valid., y que el tema no era un interés exclusivo de la izquierda salvadoreña.

Alas aseguró que la marcha y propuesta porque este tema avance en función de proteger a la población no es exclusiva de la Iglesia Católica, “es una gesta nacional amplia donde lo que queremos es el bien de la nación”.

El prelado católico valoró que a estas alturas ya se tendría que haber cumplido la sentencia del CIADI y que Oceana Gold ya tendría que haber pagado la indemnización al Estado y estos a su vez pagar a sus abogados, ya se tendría que haber suspendido toda actividad de exploración y explotación minera de parte de la minera canandiense.
“Ojalá y sea pronto”, señaló el arzobispo y añadió que están contentos con lo que el CIADI hizo.

“Es significativo porque los tres magistrados unánimemente votaron a favor de El Salvador, eso es significativo, es importante y hay que darle cumplimiento, ojalá y no estemos en deuda en eso como Estado, además sería contradictorio que un organismo internacional nos apoyara y los diputados no”, cuestionó Alas.

Sobre por qué ahora la Iglesia Católica había cobrado protagonismo en el debate de este tema, cuando hay otros temas políticos y sociales importantes, lanzando una campaña en contra de la minería metálica, monseñor señaló que si bien es cierto “la violencia es nuestra máxima preocupación, no por eso vamos a cerrar los ojos a la amenaza de la minería en El Salvador, porque también esta causa muertes, también es violencia, pero eso no quita que sigamos luchando por el bien del país en los otros tópicos, sobre todo en el tema de la paz que es nuestro mayor objetivo; cuando no existan estas agresiones hacia el medio ambiente también se abonará a la paz, que son agresiones en definitiva a la población”.

Alas reafirmó que apoyar este tema no es con fines políticos, “lo hacemos por el bien del pueblo, no podemos obligar a que a fuerza alguien nos apoye, pero esperaríamos que nos apoyaran personas de todos los partidos, y estoy seguro que en esta marcha hay personas de todos los partidos, que no son precisamente dirigentes políticos y están contra la minería”.

“Queremos que este tema se resuelva pronto porque no queremos que esto se vea como política partidista, no es justo porque es un tema nacional, es una preocupación genuina por el bien de nuestro país”, concluyó señalando el Arzobispo de San Salvador.

Fuente: Transparencia Activa

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login