El Salvador: Vía libre para culpar a la Sala

Por José Manuel Ortiz Benítez

Un domingo a mediodía, hace ya 6 años, llegué a la terminal de Oriente de San Salvador con una mochila negra y un periódico bajo el brazo procedente de San Miguel. Le pedí a alguien que si podía venir a recogerme y gentilmente me dijo que tenía “otros compromisos.”

Tenía que llegar hasta la Colonia Escalón, una zona todavía reservada para gente adinerada en San Salvador.

Desde la terminal, caminé unos metros hasta el Reloj de Flores y ahí tomé el bus público de la ruta 52. El conductor cabalgó aquel animal como un toro endemoniado, rebotando por los lados, deslizándose por la fuerza contra todos los demás, con un zumbido que espantaba. En 45 minutos, estaba en El Salvador del Mundo, el punto cero que define la frontera entre el bien y el mal en esta agitada ciudad. Desde ahí, caminé hasta el otro punto emblemático de la ciudad, el Redondel Masferrer, donde un expresidente estrelló un Ferrari y casi avanza la presidencia de Sánchez Cerén 4 semanas antes de su elección.

En aquel trayecto, mitad en bus y mitad a pata, hice una infinita colección de imágenes y sonidos de la gente, del tráfico, de las calles y las fachadas que tan nítidamente describen el carácter de esta ciudad.
“No se le ocurra montarse en esos buses, licenciado”, me advirtió en aquella ocasión una colega de trabajo llamada Osiris, como la diosa del Egipto antiguo que advertía a los egipcios de los peligros inminentes relacionados con el crimen, el submundo y la muerte.

Mi madre, tampoco se quedó corta en su advertencia. “Te pueden acuchillar por esa mochila y esa cámara”, me dijo, convencida del peligro.

No hice el más mínimo caso a ninguna.

Ese día, no me encontré con ningún peligro en el trayecto de lo que ahora es una de las rutas fuertes del SITRAMSS, excepto el caos vehicular y el impacto visual del meneo alocado de la ciudad. Hice ese trayecto otras veces y le agarré un poco de confianza a la ciudad.

6 meses después, ya había sido víctima de dos robos. La mitad de mi vida en sonidos, imágenes, escritos, etc. se había ido en el robo. Una pérdida que todavía me sofoca.

El problema del transporte público en El Salvador es de una complejidad que va mucho más allá de espacios, infraestructuras, fuerzas del orden, niveles de inversión o política partidaria.

Cómo se alivia un problema de seguridad, sobresaturación y de comportamiento en el tráfico de San Salvador?

Mi estimado tocayo Don Manuel dice, que, como ya no cabemos todos en la calle, es necesario racionalizar las unidades que componen el flujo vehicular. “Por ejemplo, matrículas pares: lunes y miércoles; matrículas impares: martes y jueves. Puede ser también por franjas horarias durante el día. Receta mexicana, no hay de otra”, resume don Manuel. “Pero cómo implementas un régimen de esos en una jungla como San Salvador?”, le pregunto. “Por algún lado hay que empezar”, dice.

“A mi taza de café, sólo le caben 300 mililitros de líquido, si le meto medio litro, 200 mililitros se van a derramar por el suelo”, continúa el tocayo, mientras se toma el líquido del mismo objeto que ha usado de ejemplo.

“Sobre el comportamiento temerario de los conductores, si no eres agresivo, no te mueves, es parte de la normalidad y, ante eso, poco o nada se puede hacer, el problema se ha vuelto parte de lo que somos, lo llevamos en la sangre, en nuestros genes”, sostiene el honorable tocayo Don Manuel.

La vía reservada del SITRAMSS queda libre para el uso público por medida cautelar de la Sala de lo Constitucional.

Los entendidos dicen que el SITRAMSS es bueno, pero que la calle no se puede concesionar por una instancia del gobierno, sin el aval de la Asamblea Legislativa. No es que los diputados sean más listos que los del MOP, sino que se debe cumplir con la Constitución, dicen. La infraestructura ya está hecha, quizás la Asamblea pueda dar un aval tardío a la concesión. De todas formas, la Asamblea tiene por costumbre hacer las cosas tarde. Véase la concesión del puerto de La Unión, 9 años, $192 millones devorados por la sal y el moho.

Sea como fuera, el problema de congestionamiento y seguridad van a empeorar y la gente rápidamente buscará a un sujeto a quien culpar.

La vía queda libre para culpar a la SALA.

José Manuel Ortiz Benítez es columnista salvadoreño en la ciudad de Washington, DC. @jjmmortiz

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login