Tributo literario a Monseñor Romero en Washington

El canciller Hugo Martínez junto a la embajadora Claudia Canjura (izq.) y la cónsul general Ena Peña atentos a la lectura de poemas. Foto: Ramón Jiménez.

Por Ramón Jiménez

Con un Festival de Poesía Internacional cuyo tema es “Cien Voces con Monseñor Romero”, fue recordado en el área de Washington el natalicio del venerado mártir de los salvadoreños y de muchos cristianos alrededor del mundo: el Beato Oscar Arnulfo Romero.

Una decena de escritores y poetas salvadoreños y de otros países latinoamericanos locales que conocen su trayectoria pastoral le rindieron tributo a través de las letras, donde resaltaron los temas de amor y en especial las penurias que tiene que afrontar la comunidad inmigrante para salir adelante en este país de oportunidades.

Presentaron sus poemas Emilio Monzón, Santiago David Távara, Francisco Pereira, Elvis Echeverría, Alex Iraheta, Karla Corea, Vladimir Monge, Bessy Blanco, Daniel Joya.

“Monseñor Romero es el salvadoreño más universal”, destacó el canciller Hugo Martínez, quien asistió al evento cultural en el Consulado General de El Salvador en Washington, que funciona en Silver Spring, Maryland, aprovechando que se encuentra en visita de trabajo en esta capital.

Recomendó Martínez a los salvadoreños que residen en territorio estadounidense que “es fundamental integrarse a la vida de este país pero sin olvidar sus raíces”.

Por su parte la embajadora Claudia Canjura dijo que “tratar de poner en práctica lo que nos dejó Monseñor Romero es lo mejor que podemos hacer cada día, para honrar su memoria”.

Monseñor Romero, quien este 15 de agosto hubiera cumplido cien años de vida, fue asesinado de un tiro al corazón por un francotirador, mientras oficiaba misa en un hospital para cancerosos en San Salvador, la tarde del lunes 24 de marzo de 1980, un día después que dijera su última homillía dominical el 23 de marzo de ese año, la cual se transcribe a continuación:

“Yo quisiera hacer un llamamiento de manera especial a los hombres del ejército y en concreto a las bases de la Guardia Nacional, de la Policía, de los cuarteles.
Hermanos, son de nuestro mismo pueblo, matan a sus mismos hermanos campesinos y ante una orden de matar que dé un hombre, debe de prevalecer la ley de Dios que dice: NO MATAR… Ningún soldado está obligado a obedecer una orden contra la ley de Dios (…). Una ley inmoral nadie tiene que cumplirla (…) Ya es tiempo de que recuperen su conciencia y que obedezcan antes a su conciencia que a la orden del pecado (…). La Iglesia, defensora de los derechos de Dios, de la ley de Dios, de la dignidad humana, de la persona, no puede quedarse callada ante tanta abominación. Queremos que el gobierno tome en serio que de nada sirven las reformas si van teñidas con tanta sangre (…). En nombre de Dios, pues, y en nombre de este sufrido pueblo cuyos lamentos suben hasta el cielo cada día más tumultuosos, les suplico, les ruego, les ordeno en nombre de Dios: ¡Cese la represión! (…)”.

La homilía tuvo lugar el domingo 23 de marzo antes del mediodía. Un día después, San Romero de América —como lo conocen muchos feligreses en su país y en otras regiones del mundo— fue asesinado. Esa fue la chispa que encendió la llama de la Guerra Civil de doce años, que finalizó el 16 de enero de 1992 tras la firma de los Acuerdos de Paz entre el gobierno de esa época y fuerzas beligerantes del FMLN, ahora en el gobierno desde junio de 2009.

Treinta y cinco años después de su martirio, Monseñor Romero, quien fuera arzobispo de la Arquidiócesis de San Salvador, fue declarado Beato de la Iglesia Católica por el Vaticano en junio de 2015, después que el Papa Francisco ordenara la agilización de los trámites, que por muchos años permanecieron estancados a propósito, por personas que se oponían a que fuera nombrado Beato. En la actualidad siguen los trámites para que Monseñor Romero sea canonizado o sea un Santo de la Iglesia Católica con todas las de ley.

El poeta y músico Alex Iraheta lee uno de sus poemas de amor. Al fondo la imagen de Monseñor Romero. Foto: Ramón Jiménez.

El escritor y periodista peruano Santiago Távara durante su presentación. Foto: Ramón Jiménez.

La presidenta de la Casa de la Cultura de El Salvador en Washington, Jeannette Noltenius leyó poemas escritos por niños de la Escuela Parroquial Sagrado Corazón de esta capital. Foto: Ramón Jiménez.

About Ramón Jiménez

Ramón Jiménez, actual Managing Editor de MetroLatinoUSA. Periodista que cubre eventos de las comunidades latinas en Washington D.C., Maryland y Virginia. Graduado de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Distrito de Columbia. Galardonado en numerosas ocasiones por parte de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP) y otras organizaciones comunitarias y deportivas de la región metropolitana de esta capital. También premiado en dos ocasiones como Mejor Periodista del Año por la cobertura de la comunidad salvadoreña; premios otorgados por la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde de Washington (OLA) y otras organizaciones. Ha sido miembro del jurado calificador en diferentes concursos literarios, de belleza y talento en la región metropolitana. Ha visitado zonas de desastre en Nicaragua, Honduras y El Salvador e invitado a esos países por organizaciones que asisten a personas de escasos recursos económicos. Antes trabajó en otros medios de prensa de Virginia y Washington, D.C., incluyendo reportajes para una agencia noticiosa mundial.

You must be logged in to post a comment Login