Kirchner pide apoyo electoral: “Argentina no puede tener presidente débil”

El jefe de Estado argentino Néstor Kirchner sostuvo el domingo que el país “no puede tener un presidente débil”, al justificar la intención de convertir los comicios parlamentarios de octubre en un plebiscito sobre su gestión, dos años después de asumir el poder.

“En esta Argentina en la que vivimos de todo, ¿se imaginan un presidente derrotado?”, respondió al diario Clarín, al ser consultado sobre por qué plantea las elecciones del 23 de octubre en términos dramáticos.

Kirchner dijo también en otra entrevista exclusiva al diario Página/12 que obtener un resultado positivo al “plebiscitar significa obtener el voto mayoritario, no necesariamente el 51%, el 70% o el 100%”.

El primer mandatario se encuentra en vísperas de cumplir la mitad de su mandato de cuatro años, el miércoles 25 de mayo, y de cara a las votaciones en la que serán renovadas la mitad de la cámara de Diputados y un tercio del Senado.

“Hay que terminar con la hipocresía. Sí me costó ser Presidente, por la irresponsabilidad institucional de quienes nos dejaron intencionalmente débiles con el 22% de los votos… Es cierto que tuvimos el acompañamiento de la sociedad. Pero la Argentina no puede tener un presidente débil”, indicó.

Con estas palabras aludió al ex presidente Carlos Menem (peronista neoliberal), que con 24,45% fue el candidato más votado en la primera vuelta de las elecciones de abril de 2003, delante de Kirchner (peronista progresista), con 22,24%, pero renunció a presentarse al balotaje por considerar que sería derrotado.

“Yo no quiero tener el autismo de algún presidente (en alusión al radical conservador Fernando de la Rúa) que se tuvo que ir un 20 de diciembre (de 2001, en medio de una revuelta popular) y que decía: ‘Yo no voy a elecciones'”, explicó.

Sobre las delicadas negociaciones con la comunidad financiera mundial, Kirchner dijo: “el primer mensaje que le tenemos que dar al mundo es que nos volvemos un país serio, previsible”.

“Es cierto que el ‘default’ (declarado en 2001) nos hizo perder credibilidad en el mundo. Venimos de un canje de deuda (de títulos por 81.800 millones de dólares en mora) muy difícil con una excelente negociación, pero hay organismos multilaterales a los que no les gusta lo que ha hecho la Argentina”, dijo el mandatario.

Con el Fondo Monetario Internacional (FMI) “vamos negociando minuto a minuto. Queremos cumplir, queremos pagar, queremos desendeudarnos… Sería un sueño no tener que deberle más al FMI”, agregó.

Respecto de las discrepancias con el ministro de Economía, Roberto Lavagna, quien lideró una recuperación fuerte de la economía desde finales de 2002, durante la presidencia de Eduardo Duhalde, dijo que tiene con él “una excelente relación”.

“Hay, sí, debate de ideas; a mí me gusta la economía. Tenemos excelentes conversaciones y muchas veces tuvimos puntos diferentes sobre cómo resolver un tema”, admitió, al responder a una pregunta forzosa por los rumores de renuncia de Lavagna que circularon esta semana en los mercados.

Acerca de las luchas internas en el gobernante peronismo con Duhalde para formar las listas para el 23 de octubre, dijo que tiene “un gran respeto” por el ex mandatario y afirmó que “es un gran secretario del Mercosur”.

Duhalde aún no logró un acuerdo con Kirchner, quien ha propuesto que su esposa y senadora, Cristina de Kirchner, encabece las boletas del partido en la estratégica provincia de Buenos Aires, bastión duhaldista, donde se concentra un 40% del electorado del país.

You must be logged in to post a comment Login