Policía repele a manifestantes que intentan tomar Plaza de Armas de La Paz

La policía antimotines repelió el lunes con potentes chorros de agua y gases lacrimógenos a grupos de vendedores al menudeo y mineros que intentaron ingresar a la Plaza de Armas de La Paz, que alberga a los palacios presidencial y Legislativo de Bolivia.

El incidente tuvo lugar hacia el mediodía y a una cuadra de la Plaza Murillo, fuertemente custodiada por policías y militares, cuando una marcha de miles de vendedores callejeros en demanda de la nacionalización de los hidrocarburos, pasaba por el lugar.

En otro de los accesos a la plaza principal de La Paz, la policía también debió desbaratar un incidente con mineros cooperativizados, que detonaron fulminantes de dinamita antes de lanzarse sobre la resguardada y estratégica plaza paceña.

“Como institución policial nos vamos a mantener en apronte (…), estamos dejando que se movilicen libremente por la ciudad, pero no permitiremos que nos ataquen”, advirtió el comandante de la Policía Nacional, coronel David Aramayo.

Tras las escaramuzas, los vendedores se concentraron en la también céntrica Plaza San Francisco, a unos 600 m de la Plaza de Armas y celebraron ahí un improvisado cabildo, en el que exigieron la nacionalización de los hidrocarburos.

Vendedores, mineros y maestros, que lanzaron a las calles de La Paz sendas columnas en diversas direcciones, exigen el control absoluto del Estado sobre los recursos hidrocarburíferos bolivianos.

En tanto el líder de los cocaleros y de la segunda fuerza parlamentaria, Evo Morales, llegó a La Paz a la cabeza de miles de campesinos y cultivadores de coca que caminaron por los Andes 200 km durante una semana en demanda de que la nueva ley petrolera boliviana obligue a las multinacionales petroleras a pagar el 50% de regalías.

Otra formación de cocaleros de los Yungas, unos valles donde se produce coca legal al este de La Paz, también arribó a la ciudad para apoyar el pedido de Morales que contrasta con el de la matriz Central Obrera Boliviana (COB), que exige directamente la estatización de los recursos.

Entre 8.000 y 10.000 manifestantes se concentraron pasado el mediodía en la Plaza San Francisco, donde trabajadores, mineros, maestros, vecinos y vendedores, que han instalado un cabildo abierto, propugnan la convocatoria de una asamblea constituyente.

You must be logged in to post a comment Login