Conmemora EU 11-S con sombras de Irak y Osama bin Laden

En un breve acto en los jardines de la Casa Blanca, el presidente George W. Bush, su esposa Laura, el vicepresidente Richard Cheney y su esposa Lynn, guardaron un minuto de silencio a las 08:46 (12:46 GMT).

Esa fue la hora en la que el primer avión secuestrado se impactó contra la torre norte del Centro de Comercio Mundial, en Nueva York.

Flanqueados con una guardia militar y bajo las notas del himno "Dios Bendiga a Estados Unidos”, los cuatro observaron el breve homenaje con sus cabezas gachas.

A la vez, iglesias de todo el país repicaron sus campanas para recordar el momento que marco el inicio de los peores ataques en la historia de Estados Unidos y que cobraron la vida de tres mil 026 personas.

La solemnidad de los actos en todo el país, no impidió que continuaran los testimonios del jefe de las fuerzas estadunidenses en Irak, David Petraeus, y el embajador de Estados Unidos, en ese país, Ryan Crocker.

Bush, que considera Irak como el centro de la guerra contra el terrorismo, prevé apoyar las recomendaciones de Petraeus y Crocker sobre el retiro de unos 30 mil soldados, según medios de prensa estadunidenses.

Por su parte, Bin Laden, líder de la organización Al Qaeda a la que Estados Unidos vincula con los atentados, difundió por internet un mensaje en el que evoca a uno de los integrantes del grupo que participó en los atentados.

El senador demócrata Christopher Dodd dijo que “Estados Unidos reafirma hoy su compromiso para asegurar que no ocurran más los fríos, calculados y asesinos atentados perpetrados contra nuestro país”.

Dodd, aspirante a la presidencia de Estados Unidos, señaló que ese compromiso comienza el fin de la guerra en Irak y el uso de recursos para asegurar Afganistán y perseguir a los terroristas responsables de los ataques.

En Nueva York, bajo un cielo gris y lluvia ligera, familiares de las víctimas de los atentados continuaron con la tradición de leer sus nombres en voz alta.

La ceremonia principal se celebró en un parque adyacente a la zona cero, donde se encontraban las torres gemelas, una decisión polémica que originó que algunas familias no acudieran este año a los actos.

La mayoría de los familiares llevaron fotos de sus seres queridos y flores, muchos con uniformes de gala del cuerpo de bomberos y de la policía.

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, dijo que el 11 de septiembre de 2001 fue "el día que rasgó nuestra historia y nuestros corazones. Nos juntamos otra vez como neoyorquinos y estadunidenses para compartir una pérdida que no puede ser medida".

Después subió al estrado Rudolph Giuliani, quien fuera alcalde de la ciudad seis años atrás y ahora es precandidato republicano a la Casa Blanca.

Por la noche, como en años anteriores, dos potentes haces de luz –conocidos como "Tributo de luz"- tenían previsto iluminar el cielo para recordar la silueta de los dos rascacielos en el skyline de Manhattan.

En Arlington, Virginia donde se ubica El Pentágono a pocos minutos de Washington, el secretario de Defensa, Robert Gates, encabezó un acto en honor de las 184 personas que murieron al estrellarse el vuelo 77 de American Airlines contra una de las caras de la instalación.

En Shanksville, Pennsylvania, la remota zona rural donde cayó el vuelo 93 de la Aerolínea United, residentes y familiares de los 40 pasajeros y tripulación que perdieron la vida se reunieron para recordar a las víctimas.

El acto oficial estuvo encabezado por el

You must be logged in to post a comment Login