Minutemen se queda en Virginia para enfrentar a jornaleros

Luego de lograr el cierre formal este viernes de un centro para jornaleros en Herndon, Virginia, el grupo planeaba desactivarse después de dos años de combatir la inmigración ilegal en esa ciudad, dijo en un comunicado presidente de la oficina en Herndon de los Minuteman, George Taplin.

“Sin embargo, debido a que organizaciones externas están tratando de ejercer su influencia en los ciudadanos de Herndon, nos sentimos obligados a posponer indefinidamente nuestra desactivación”, enfatizó Taplin, quien recalcó que “la misión de los Minutemen continuará” en la ciudad.

Agregó que pese a que los ciudadanos y funcionarios electos de Herndon decidieron rechazar a los jornaleros, la NDLON “está tratando de imponer su agenda” que continúa “afectando nuestra economía y violando nuestras leyes”.

Las autoridades de Herndon anunciaron la semana pasada el cierre del centro de jornaleros tras casi dos años de funcionamiento para evitar el cumplimento de una orden judicial que determinó que ese lugar debería estar abierto para todos los trabajadores, incluyendo a los indocumentados.

La decisión de la corte también eliminó una ordenanza de la ciudad en 2005 que prohibía a los jornaleros solicitar trabajo en las calles, un acto que los tribunales consideran que la constitución defiende como libertad de expresión.

Ayudados por la NDLON, con sede en Los Angeles, los jornaleros encontraron un terreno público en Herndon en sustitución del clausurado centro, donde permanecerán a partir de este sábado para buscar trabajo.

La vocera de Herndon, Anne Curtis, dijo al diario The Washington Post que los jornaleros pueden solicitar trabajo dentro de ese espacio, según la decisión judicial, mientras no impidan el tráfico ni busquen empleo dentro del parque.

Agregó, sin embargo, que una ordenanza de límites de zonas aprobado por Herndon prohíbe a los trabajadores designar un lugar formal para la búsqueda de empleo, a menos que lo autoricen las autoridades, que deberán analizar esa opción.

El coordinador de la NDLCON, Marco Amador, dijo al diario que abogados del grupo están analizando una posible demanda legal contra esa ordenanza por la violación de los derechos constitucionales.

Por su parte, el grupo Minuteman enfatizó que mediante su labor en las calles “continuará observando y denunciando a todos los empleadores que contraten a inmigrantes ilegales, como lo ha hecho en los pasados dos años”.

“Los Minutemen descubrieron muchas violaciones de los empleadores como la falta de licencias y pago de impuestos federales y estatales, la ausencia de seguro y la falta de pagos a fondos de compensación del trabajador”, informó la organización.

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login