Participa hijo Elvira Arellano en protesta frente al Capitolio

Bajo las consignas “Todos somos Elvira” y “No somos delincuentes, somos trabajadores”, manifestantes de diversas partes del país cabildearon en el Congreso y realizaron una protesta por una reforma migratoria y una moratoria a las redadas.
Vestido de camisa de rayas, pantalón vaquero y un sombrero blanco, el pequeño Saúl se mostraba a veces callado escuchando los discursos y en otros momentos jugaba con un muñeco o reía con otros niños de su edad.
Como parte del Día de Acción Nacional de Inmigrantes, durante la mañana los activistas llevaron a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, una carta de Elvira Arellano en la que le insta a impulsar la legalización de indocumentados.
Los manifestantes rechazaron también los planes del gobierno de Estados Unidos de enviar cartas a las empresas para verificar el número de Seguro Social de los trabajadores, el cual fue bloqueado temporalmente por una corte federal.
El Día de Acción Nacional, a la que Arellano tenía previsto asistir, incluyó actos similares en Boston, Nueva York, Chicago, Los Ángeles, Detroit, Milwaukee, Cleveland y Houston, entre otras ciudades.
Algunos activistas, como Armando Navarro, coordinador de la Alianza Nacional para los Derechos Humanos, han cuestionado que los activistas estén utilizando a un niño para promover una reforma migratoria, según reportes de prensa.
Una imagen de la virgen de Guadalupe y banderas estadunidenses y algunas mexicanas ondeaban frente a la piscina reflectante del Capitolio, donde se realizó la protesta, que contó además con poesías y canciones.
“No permitiremos que dividan a una comunidad entre legales e ilegales, hoy me siento enojado con mi país”, dijo el reverendo Whit Hutchison, de la Iglesia Metodista Unida de Washington.
Agregó que las medidas antiinmigrantes y el fracaso de una reforma integral en el Congreso contradice el deseo de los padres fundadores de Estados Unidos sobre el derecho a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad.
El costarricense Carlos Arredondo, padre de Alex, un soldado muerto en Irak, recordó que ingresó ilegalmente a Estados Unidos para buscar un mejor futuro y resaltó las contribuciones de los inmigrantes para el país, incluyendo en tiempos de guerra.
“Todos unidos jamás seremos vencidos, digamos presente por los inmigrantes que han muerto en el desierto tratando de llegar a Estados Unidos”, señaló Arredondo, quien invitó a los niños, incluyendo a Saúl, a pasar al estrado.
El reverendo Walter Coleman, pastor de la Iglesia Metodista de Chicago donde se refugió Elvira Arellano por  un año para evitar la deportación, calificó las redadas como una campaña de “limpieza étnica” contra personas de color.
Coleman criticó no solo a los republicanos que bloquearon una reforma migratoria integral sino también la “cobardía” de los demócratas que controlan el Congreso al urgir acción y prometer otras protestas el 12 de octubre y el 12 de noviembre.
Agregó que en caso de que no haya acción en el Congreso, los inmigrantes protagonizarán en diciembre un boicot económico en la época navideña, para que en lugar de hacer compras “compartan lecturas bíblicas con sus hijos”.
Saúl Arellano viajará el jueves hacia México para radicar con su mamá en el occidental estado mexicano de Michoacán.
La tutora del niño en Estados Unidos, Ema Lozano, comentó que "fue una decisión de su madre; Saulito no quiere irse, porque aquí está su escuela, sus amigos, pero él sabe qu

You must be logged in to post a comment Login