La alternancia en el poder garantiza la democracia en El Salvador

La  Asociación Nacional Salvadoreña Americana (SANA) inició formalmente sus actividades en el área metropolitana de Washington en septiembre con el acto de juramentación de su mesa directiva.

El evento que suscitó mucha expectativa dentro de la comunidad salvadoreña de la zona fue organizado por un comité dirigido por el médico, Leonel Flores, del departamento pediátrico de la escuela de medicina de la Universidad de Maryland.

El profesional de la salud quien dirige la campaña para la prevención del SIDA dentro de la comunidad hispana de la institución y es experto en temas comunitarios dialogó con MetroLatino.com sobre la organización SANA, los salvadoreños en el exterior, la visita del periodista Mauricio Funes y la situación política del país vista desde el exterior.

 ¿Como surge la idea de fundar SANA en Washington?

 Conocimos a SANA gracias a la proclamación del Día del Salvadoreño por la Cámara de Representantes de Estados Unidos y vino la conexión con los paisanos de Los Angeles. Dada la importancia política de Washington y la enorme presencia de salvadoreños en esta área vimos la importancia de establecer una filial aquí. Después de unas reuniones preparatorias y de ver algunos videos sobre lo que hace SANA en Los Angeles barajamos nombres para dirigir esta iniciativa hasta que en una reunión me eligieron por votación unánime entre los 15 presentes.

Con la participación de delegados de Los Angeles organizamos un seminario-taller durante 2 días en mi casa para que todos creyéramos en el proyecto.

 ¿El objetivo de SANA es ayudar a los salvadoreños en El Salvador o en Estados Unidos?

 SANA cree en el binacionalismo. La idea es crear en el joven una conducta de amor a sus raíces pero sin que deje la participación cívica en Estados Unidos, donde nació y vive. Queremos esa integración sin llegar a la transculturización de la sociedad. Estamos invitando a la asimilación de las dos culturas y por eso estamos trabajando para los salvadoreños acá y para ayudar con decisiones a alto nivel en El Salvador que puedan crear un cambio beneficioso para todos los salvadoreños. Esto va a incidir en la disminución de inmigrantes hacia acá porque de nada nos sirve recibir a todos con los brazos abiertos mientras que el país se nos está quedando solo.

 ¿Coincide con el gobierno norteamericano cuando expresa que es mejor que la gente se quede en su país ayudando a su desarrollo?

Exacto. Desde los 70 hemos visto la fuga de cerebros de El Salvador. Tengo compañeros brillantes que una vez se graduaron se fueron del país. No podemos basar una sociedad en inmigrantes. Yo estudie 15 años de medicina en El Salvador y ahora estoy sirviendo a otro país. Tengo una deuda con mi país y a través de SANA yo puedo empezar a saldar esa deuda.

¿Con que mecanismos opera SANA?

 SANA quiere estar en el contexto social y comunitario pero ha creado direcciones de asuntos diversos, tales como los económicos, políticos, jurídicos laborales, juveniles y deportivos. Si alguien necesita hacerse ciudadano americano tenemos el departamento jurídico o si queremos crear un programa antipandillas tenemos los  directores de deportes y asuntos juveniles que tienen que buscar como disminuir la ansiedad de los jóvenes por pertenecer a estos grupos.

¿Se financian con contribuciones de los miembros de SANA?

En el momento en que la persona entra a formar parte de SANA sabe que no tenemos fondos y en cualquier momento puede dar una contribución.

¿SANA tiene una estructura semejante a la de un partido político?

(Risas) Bueno lo político esta de moda, pero SANA tiene una estructura con directivas como cualquier entidad organizada.

¿Para la inauguración de SANA invitaron al periodista Mauricio Funes?

Queremos que la gente del área vea a nuestra organización como una más que viene a unirse a otras en la lucha para favorecer a nuestros connacionales. Venimos a sumar y no a restar. Por supuesto, el periodista Mauricio Funes fue un punto en la agenda de la ceremonia.

¿Se trata de una persona muy querida por los inmigrantes salvadoreños en Estados Unidos y en Washington en particular?

No podemos negar los 22 años que ha tenido en el ámbito nacional. Las personas que se vinieron hace 15 años o menos conocen de él. Al principio queríamos que la congresista Hilda Solis fuera la invitada especial de la juramentación porque ella introdujo la pieza de correspondencia para que se aprobara el día del salvadoreño a nivel nacional pero lo complicado de su agenda no se lo permitió. Consideramos a sacerdotes o diplomáticos pero en las reuniones la mayoría se inclinó por presentar algo que el público quisiera. La junta directiva decidió que se invitara a Mauricio Funes por ser un periodista que ha tenido trayectoria imparcial en El Salvador y por ser reconocido por la comunidad en el exterior. El aceptó ir a Los Angeles en la celebración del día del salvadoreño que hizo SANA allí y esta es la continuación de ese proceso.

¿Su participación ayudó a que se inscribiera más gente y que el evento tuviera un éxito garantizado?

Si. La gente puede estar interesada en saber que es SANA pero además viene una persona que conocen y quieren escuchar. La invitación se la hicimos como periodista salvadoreño y no como lo que se está manejando en El Salvador. Individualmente cada quien puede pensar lo que quiera.

¿Y usted como ve la situación política en El Salvador?

Bueno como todavía no he juramentado con SANA creo que la polarización es algo que esta dañando al país. No es justo que después de haber sufrido una guerra entre hermanos el hecho de aceptar que El Salvador necesita un cambio signifique ser tildado de comunista, izquierdista o revolucionario. La mayoría de la gente, los intelectuales, los profesionales y la Iglesia están pidiendo un cambio. A título personal, fuera quien fuera que estuviera en el gobierno después de 18 años, creo que la alternancia en el poder es lo que garantiza la democracia. Si la gente siente que hay una violencia estructural en El Salvador tiene derecho a decir si probablemente quiere un cambio. Cada persona tiene derecho de usar el arma legal que es el voto y cada persona sabrá por quien votar para el cambio que quiere.

¿Qué piensa del voto de los salvadoreños en el exterior?

Creemos firmemente como organización que garantizar el voto residencial y el voto en el exterior constituye para el Estado un deber con respecto a todos los connacionales en el exterior. Cada dólar que se manda a El Salvador está manchado con tristeza, lágrimas, abusos, signos de esclavitud en este siglo, sudor y algunos con sangre. En respeto a eso y a sostener la economía de un país debe ser considerado muy en serio y en este caso esperamos que la OEA intervenga a favor del derecho a votar aquí y en todos los países donde haya salvadoreños.

¿Qué consejo le daría al presidente Saca en materia de salud?

La solidaridad debe ser el principio de darle salud al pueblo. Si el gobierno quiere cambiar el modelo de salud tiene que cambiar la constitución porque ella dice que el Estado está obligado a velar por la salud y la educación de los salvadoreños.

La única forma de salvar el seguro social es incrementando la cobertura o obligando a que paguen los que están en mora. El seguro social con todos los recursos que tiene tan solo cubre el 18 % de los trabajadores en El Salvador. Es ridículo.

You must be logged in to post a comment Login