Empleadas domésticas piden fin de inmunidad a diplomáticos en casos de abuso laboral

Empleadas domésticas pidieron el sábado en una marcha del Departamento de Estado a la Organización de Estados Americanos (OEA) el fin de la inmunidad a los diplomáticos cuando se presenten casos de abuso laboral.

Con consignas como “la niñera vive, la lucha sigue” y “OEA escucha, estamos en la lucha”, las trabajadoras domésticas, que incluían a latinoamericanas, caribeñas, africanas y asiáticas, expusieron sus casos durante la manifestación. 

La boliviana Otilia Luz Huayta relató los abusos que sufría de sus empleadores diplomáticos hace dos años quienes le impedían salir y comunicarse  con sus familiares en su país.

“Solo nos comunicábamos con notitas con mi hija cuando iba a la escuela”, dijo Huayta, quien señaló que ganaba 200 dólares mensuales y su hija recibía 15 dólares mensuales para que juegue con los hijos de sus empleadores. 

Agregó que al final recibió 5 mil dólares de compensación, una cantidad mucho menor a la que merecía por bajos salarios y abusos a las leyes laborales, pero dijo que no pudo llevar su caso más lejos por el tema de la inmunidad diplomática.

Huayta agradeció a la organización CASA de Maryland por haberla rescatado de esa situación y a la Embajada de su país por su intervención en el caso, que tuvo como resultado que su jefa diplomática tenga una disminución en su rango.

 
La hija de Huayta, Carla Wara Condori, de 12 años de edad, leyó un poema que escribió titulado “El camino difícil” dedicado a su mamá en la que agradece las cosas que le fortalecieron como “cada piedra que lastimó mis pies”.

 
A la manifestación, organizada por CASA de Maryland, asistieron en apoyo representantes de la Unión Americana de Derechos Civiles (ACLU), la central sindical AFL-CIO y el concejal del Condado de Montgomery, Marc Elrich.

 
Asimismo, participaron miembros de la organización Georgetown Solidarity Committee (GSC), que en febrero de 2006 se unió a la Coalición en Apoyo de a las Empleadas Domésticas en los esfuerzos por mejores condiciones para las trabajadoras.

 
Los activistas denunciaron que las empleadas domésticas, que limpian casas, cuidan niños y cocinan para las familias, enfrentan reciben salarios más bajos que el mínimo federal y sufren de varios abusos.

 
El concejal Elrich dijo que Estados Unidos no puede destacar sus leyes laborales que protegen las 40 horas semanales y el derecho a la seguridad y el trato digno, cuando al mismo tiempo, dice que esas protecciones “no aplican a todos los trabajadores”.

  Nota relacionada: Presentan caso de trabajadoras domésticas ante la CIDH. Enlace: https://www.metrolatinousa.com/article.cfm?articleID=17125


{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login