Avanza Prince William con resolución antiinmigrante pese a protestas

La Junta del Condado de Prince William aprobó por unanimidad la madrugada del miércoles proceder con la implementación de una resolución que da mayor autoridad a la policía local en asuntos de inmigración y niega servicios básicos a los indocumentados.

La votación tuvo lugar a las 2.30 de la mañana luego de más de maratónicos testimonios de unas 400 personas a favor y en contra de la resolución que comenzaron la tarde del martes, y la manifestación de cientos de inmigrantes que rechazaron la resolución aprobada en julio. La resolución, considerada como una de los más estrictas del país, ocurre en momentos en que el condado de de Prince William enfrenta problemas presupuestarios por la caída en un 14 por ciento de los precios de las viviendas debido en parte a sus acciones antiinmigrantes.

Las nuevas medidas permiten que la policía revise la situación legal de los inmigrantes detenidos por delitos menores, lo cual hasta la fecha se aplican para sospechosos de violencia pandillera y otros delitos graves. La propuesta para que el Departamento de Policía aplique la ley de inmigración se calcula en 14.2 millones de dólares en los próximos cinco años, que la Junta del Condado debe definir como conseguir esos fondos.

Durante los testimonios el martes, el ambiente tenso generó una confrontación callejera entre defensores y opositores de la resolución, que originó la intervención policial, pero no se reportaron arrestos. Una empresaria latina, quien testificó que ella paga impuestos y ha prosperado en Prince William en la venta de propiedades, rechazó que las autoridades consideraran a los inmigrantes indocumentados como criminales.

La gran mayoría de manifestantes gritaban “Sí se puede” contra la resolución, en un esfuerzo dirigido por la organización Mexicanos Sin Fronteras. Un grupo más pequeño, con camisetas del grupo Help Save Manassas, expresaron su apoyo a las medidas contra los indocumentados.

Las personas que defienden la resolución afirman que los indocumentados generan muchos gastos de recursos al condado. Sin embargo, quienes la rechazan esa medida consideran que el sector de bienes raíces ha sufrido una baja del 14 por ciento en el valor de las propiedades en parte por las medidas antiinmigrantes. La población hispana en el condado de Prince William, a 35 millas de Washington, se duplicó de 2000 a 2005 para llegar al 18 por ciento del total.

El presidente de la Junta de Gobierno de Prince William, el republicano Corey Stewart, quien busca la reelección en los comicios del 6 de noviembre, informó a los residentes sobre la votación del martes, pero luego redujo de 3 a 1 minuto el tiempo de testimonios individuales, lo cual fue rechazado por la Junta. Stewart ha convertido la lucha contra la inmigración indocumentada en el centro de su campaña, pero ha sido criticado porque busca que las medidas se aprueben antes de las elecciones.

La Comisión de Derechos Humanos de Prince William denunció en un informe reciente que el condado ha sido afectado por problemas que atravesó en la década de 1950 cuando la minoría afroamericana era víctima de abusos y discriminación.
En esta oportunidad, la comisión citó las protestas masivas en el condado contra medidas antiinmigrantes, el resurgimiento del grupo racista Ku Klux Klan y denuncias de ataques a inmigrantes con cócteles molotov.

Notas relacionadas:   Policía local cumplir funciones de inmigración en Prince William   http://www.metrolatinousa.org/article.cfm?articleID=17172{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login