OEA pide a Europa más cooperación con América Latina y el Caribe

El secretario general de la OEA resaltó la debilidad institucional de muchos países de la región, como uno de los grandes problemas de los gobiernos democrático y llamó a los europeos a comprender los problemas de fondo de un continente que atraviesa un buen momento democrático y económico pero que enfrenta los riesgos de una gobernabilidad deficitaria.  

El secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, sostuvo que uno de los grandes condicionantes de la democracia en nuestra región, radica en la debilidad institucional en que se apoyen algunos gobiernos democráticamente elegidos.

“La combinación de instituciones débiles y gobernantes fuertes nunca es estable, por el contrario, siempre es difícil y sobre todo, pone en riesgo la democracia”, dijo Insulza haciendo un llamado a los europeos a no desvincularse de los problemas de fondo de América Latina y el Caribe.

Insulza hizo tal afirmación en su intervención durante la Tercera Conferencia Italia-América Latina y el Caribe, organizada por el Instituto Italiano para Latinoamérica (IILA), que bajo el lema Italia y Latinoamérica, juntos hacia el futuro, se desarrolla en Roma. 

Agregó que en estas condiciones, los gobiernos deben demostrar capacidad para enfrentar y dar solución a los problemas generando políticas públicas que lleven beneficios a la sociedad. Destacó el momento que exhibe América Latina de crecimiento sostenido durante los cuatro últimos años, disminución de la pobreza extrema, y mejor calidad de la democracia electoral, pero advirtió que los índices de pobreza siguen siendo significativos y que a esto se agregan la desigualdad, la delincuencia, y un déficit de gobernabilidad, fenómenos que los gobiernos deben enfrentar con pocos recursos, afirmó.

El secretario General de la OEA explicó que del manejo de estos factores depende la mayor o menor fortaleza de las democracias latinoamericanas, y añadió que el curso que sigan estos procesos determinará “si tendremos Estados democráticos regidos por leyes e instituciones, o Estados democráticos sólo en lo electoral, lo que abre la posibilidad de que gobiernos unipersonales fuertes, con respaldo popular, tomen el lugar de verdaderas democracias”.

Para ser un gobierno democrático, según la Carta Democrática Interamericana, prosiguió Insulza, “no basta con ser un gobierno democráticamente electo en elecciones totalmente válidas; a esa condición de origen se agregan condiciones esenciales de funcionamiento que dicen relación con otras dos categorías políticas: de un lado, régimen constitucional de democracia representativa, estado de derecho, independencia de los poderes públicos, régimen plural de partidos; y de otro, respeto a los derechos fundamentales, vale decir derechos humanos, libertad de expresión, de prensa, y participación ciudadana”.

Luego de esta descripción del panorama latinoamericano-caribeño, Insulza valoró la voluntad política de España que desde hace dos décadas “decidió dar atención a América Latina de manera prioritaria, expresada en inversión, cooperación, comercio y en una presencia política que permite crear una verdadera Comunidad Iberoamericana”, dijo.  Esto no es casual, insistió, “esto se produce porque hay decisiones políticas y de políticas públicas, que van en esa dirección y que han dado como resultado que la cooperación española ha pasado a ser la primera en la región, algo que por cierto, agradezco a nombre de la OEA”.

Finalmente, Insulza agradeció la cooperación de otros gobiernos europeos, como los nórdicos, que en términos efectivos, apuntó, “hacen posible la gestación de una Alianza Prioritaria como la que se ha invocado en este seminario”. Los grandes temas de hoy, manifestó, “son políticos y en materia de cercanía no existe ninguna cercanía política mayor que la que existe entre América Latina y Europa, y los europeos están en condiciones de ejercer un papel positivo de apoyo al desarrollo democrático de nuestro continente en esta fase tan compleja de su transición”.   Fuente: OEA

You must be logged in to post a comment Login