Demócratas presionan a Bush sobre seguro médico infantil

Los demócratas que controlan el Congreso dijeron que mantendrán la presión sobre el presidente George W. Bush para superar la amenaza de veto al proyecto de ley sobre la expansión del Programa Estatal de Seguro de Salud para Niños (SCHIP). “En las próximas dos semanas intentamos enviar al presidente otro proyecto que proporcione atención médica a 10 millones de niños”, dijo en una rueda de prensa la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien indicó que esa meta “no es negociable”. Con 273 votos a favor y 156 en contra, a la Cámara de Representantes le faltaron el jueves 13 votos para superar los dos tercios de los votos necesarios para superar la amenaza de veto de Bush. En contraste, el Senado aprobó el proyecto el mes pasado con más de dos tercios de votos. El presidente Bush vetó a principios de octubre el proyecto de ley para ampliar el SCHIP al indicar que sus costos son muy elevados, aunque ha indicado que está dispuesto a negociar. Los demócratas proponen expandir el SCHIP a 60 mil millones de dólares en cinco años, un aumento de 35 mil millones de dólares, lo cual aumentaría de 6 millones a 10 millones el número de niños beneficiados. Sin embargo, Bush se opone a asignar más fondos federales a un programa que indica que está orientado a los niños más pobres y no a familias de medianos ingresos que ganan hasta 83 mil dólares al año, según la Casa Blanca. El presidente Bush ha propuesto un incremento de 5 mil millones de dólares al SCHIP, que favorece a personas de moderados ingresos que no son lo suficientemente pobres para solicitar los beneficios del programa federal Medicaid. La representante de California, Hilda Solís, lamentó que el presidente Bush “insensiblemente niegue atención médica a 10 millones de niños pobres y sin seguro debido prioridades mal orientadas” y que muchos republicanos lo hayan seguido. “Los republicanos continúan haciendo alegaciones falsas y malintencionadas sobre quién reúne los requisitos para los servicios. Están explotando y estigmatizando a los indocumentados sin importarles la verdad”, señaló. “Esta legislación no ofrece servicios a los inmigrantes indocumentados”, dijo Solís, quien indicó que más de 800 mil niños en California, la mitad de ellos latinos, dependen del programa. El aspirante demócrata a la presidencia, el senador Christopher Dodd, dijo en un comunicado que el rechazo de Bush al SCHIP, al indicar que se puede financiar con los recursos que utilizan en tres meses de operaciones para la guerra de Irak. Janet Murguía, presidenta del Consejo Nacional de La Raza, ha criticado la exclusión de los inmigrantes legales del SCHIP, que deben esperar un periodo de tiempo para solicitar beneficios. Una opción para permitir el acceso de esos inmigrantes legales incluida en el proyecto de ley para el Mejoramiento de la Salud del Niño (ICHIA) fue eliminada de la versión final del Senado y la Cámara de Representantes.

You must be logged in to post a comment Login