Martínez dice adiós al liderazgo del Partido Republicano

El senador de Florida, Mel Martínez, quien este año decepcionó a sus correligionarios republicanos por favorecer una reforma migratoria integral que al final fracasó en el Congreso, renunció el viernes como presidente general del Partido Republicano. “Creo que hemos logrado esas metas. Por eso es el momento adecuado de dejar el cargo de presidente general y continuar enfocando mi energía en servir a mis electores en Florida”, agregó Martínez.

Ex secretario de Vivienda durante el primer periodo del presidente George W. Bush, Martínez es uno de los tres hispanos miembros del senado, además de los demócratas Ken Salazar y Robert Menéndez. Analistas consideraron la designación del senador de origen cubano al liderazgo del Comité Nacional Republicano (RNC) en noviembre pasado como un esfuerzo de Bush para promover el voto hispano en los comicios presidenciales de 2008.

Martínez, que el 23 de octubre cumplirá 61 años, llegó a Estados Unidos a principios de la década de 1960 como parte de la operación llamada “Pedro Pan” que trajo al país a más de 14 mil niños cubanos. Bush destacó en un comunicado que el mensaje de “esperanza y oportunidad” de Martínez “ha resonado en todo Estados Unidos y ha fortalecido el apoyo a nuestra agenda”.

La renuncia de Martínez ocurre en momentos que se produce una “migración” de hispanos de las filas republicanas debido a la posición contra la inmigración indocumentada por parte del partido y de los aspirantes republicanos a la presidencia. El estratega de la mercadotecnia, Lionel Sosa, que en el pasado preparó campañas exitosas para Ronald Reagan y George W. Bush, apoya ahora al aspirante presidencial demócrata Bill Richardson, de origen mexicano.  Sosa, hijo de inmigrantes mexicanos, dijo a la revista Newsweek el mes pasado que los aspirantes republicanos a la presidencia están empleando una retórica “venenosa y xenófoba” contra la inmigración indocumentada.

De la misma manera, el reverendo Samuel Rodríguez, presidente de la Conferencia Nacional Hispana de Liderazgo Cristiano, dijo a Newsweek que un grupo “xenófobo” controla actualmente el Partido Republicano.  En las elecciones presidenciales de 2004, el presidente George W. Bush logró el 40 por ciento del voto hispano, pero en los comicios para puestos en el Congreso en 2006 los candidatos republicanos lograron apenas el 30 por ciento. Se espera que el número de votantes hispanos lleguen a casi los 12 millones, en comparación con los 7 millones y medio que salieron a las urnas en 2000, lo cual puede resultar clave en estados competitivos como Florida y Nuevo México. 

Los principales aspirantes republicanos, excepto el senador John McCain, declinaron participar en un debate auspiciado por la cadena Univisión, y en general. Asimismo declinaron participar en convenciones como la del Consejo Nacional de La Raza y la Asociación Nacional de Latinos Electos y Designados (NALEO). El liderazgo del RNC lo asumirá ahora Michael Duncan, que hasta la fecha se encargaba de presidir las operaciones diarias de la organización política.

“Mi meta como presidente general fue dirigir el partido en el establecimiento de la estructura y la generación de recursos necesarios para apoyar a nuestro candidato presidencial y asegurar victorias republicanas en noviembre”, dijo el senador en un comunicado.

You must be logged in to post a comment Login