Señor de los Milagros recorre las calles de Washington

Cientos de peruanos y fieles de otras comunidades del área metropolitana de Washington vistieron de morado las calles de Washington durante la procesión del Señor de los Milagros que comenzó con una misa en la parroquia Nuestra Señora Reina de las Américas.

“Señor de los Milagros, a ti venimos en procesión, tus fieles devotos a implorar tu bendición” entonaban los devotos en la procesión, acompañaba por la banda de música “Zeniza”, en medio de oraciones, sahumerios y cirios en honor al también llamado Cristo Moreno, Señor de los Temblores o Señor de Pachacamilla.

Luego de la procesión, los peruanos acostumbran a celebrar su fe y devoción al Señor de los Milagros con la tradicional comida que incluye los anticuchos, los picarones, la mazamorra morada y el tradicional turrón de Doña Pepa.

Diversas iglesias del área de Washington realizaron misas en honor del del Señor de los Milagros, incluyendo la celebrada la semana pasada en la Iglesia Santa Catalina Labouré, en Wheaton, Maryland, como parte de una tradición religiosa que mantiene la comunidad peruana en el exterior.

“Cuando vengo a la procesión del Señor de los Milagros se me viene a la mente devoción y tradición”, dijo Maritza Haro, originaria de Yungay, Perú, con 19 años en Estados Unidos, quien estaba acompañada de su tía y dos hijos.

Cuenta la historia que un esclavo de casta angoleña llamado Benito pintó la imagen del Señor de los Milagros en 161 en un muro de adobe que ahora se guarda en el Santuario de las Nazarenas, en Lima.

En 1655 un terremoto devastó Lima pero el muro fue lo único que quedó en pie y por años quedó olvidado por todos con la pintura intacta.

Quince años después, Don Andrés de León, un vecino prominente de la parroquia de San Sebastián, fue aliviado de un tumor maligno en el cerebro luego de que una esclava le informara sobre la milagrosa imagen.

Intentos posteriores de las autoridades para destruir el muro, debido al ruido que hacían las personas que se reunían para honrar la imagen, fueron impedidos con diversos fenómenos que hizo imposible su destrucción.

La procesión en Lima se ha convertido en una de las manifestaciones más grandes de religiosidad popular en América Latina y los devotos peruanos han llevado esa tradición a otros lugares del mundo donde residen.

You must be logged in to post a comment Login