Congreso analiza la “Iniciativa Mérida”

El Congreso inició el jueves el análisis de la "Iniciativa Mérida", entre coincidencias de demócratas y republicanos sobre la importancia de ayudar a México en la lucha antidrogas y de que se debe combatir la demanda local. 

El presidente del subcomité de Asuntos del Hemisferio Occidental de la Cámara de Representantes, Eliot Engels, se quejó nuevamente de que el Congreso no fue consultado y consideró que no fue un buen comienzo para un "esfuerzo bilateral tan importante".   Engels, demócrata de Nueva York, señaló no obstante que es "crítico para los Estados Unidos ayudar a México".   Pero sostuvo que es importante que, además de la "Iniciativa Mérida", Estados Unidos desarrolle un plan para reducir la demanda de drogas en Estados Unidos y para combatir el trasiego de armas desde territorio estadunidense al mexicano.  

Al igual que Engels el demócrata William Delahunt consideró que el hecho de que el plan haya sido presentado de manera inconsulta con el Congreso no fue la manera más apropiada de hacerlo y sostuvo que ello podría incluso demorar su aprobación, pese al apoyo.  

Dan Burton, el republicano de más alto rango del subcomité, felicitó a los presidentes George W. Bush y Felipe Calderón por haber desarrollado un plan antidrogas "totalmente consistente con la soberanía y derechos de los mexicanos".   "Espero que seamos capaces de movernos con celeridad y productivamente para construir una nueva relación de México y Estados Unidos", dijo Burton.  

James Jones, ex embajador de Estados Unidos en México, señaló que la "Iniciativa Mérida" no debe llamarse "Plan México" porque no se contempla el uso de militares y el "nivel de democracia real" en México es significativamente diferente al de Colombia.   Jones señaló si embargo que México enfrenta un fenómeno relativamente nuevo con el tráfico de drogas, incluido un aumento del consumo en territorio local. Jones coincidió con Engels en la necesidad de reducir el apetito a las drogas en Estados Unidos.  

Henry Cuellar, demócrata por Texas y partidario de la ayuda a México, calificó el plan como un "buen paso", señaló que podría ser objeto de "ajustes" y destacó que México también hará su aporte.  

En su turno, la directora de la Oficina de Washington para América Latina, Joy Olson, señaló que la Iniciativa debe ser una oportunidad para hacer una "inversión de largo plazo para reducir la violencia y corrupción que son alimentadas por las drogas".   Sin embargo, Olson advirtió que si Estados Unidos y México no son "cuidadosos", el nuevo plan puede terminar arrojando dinero y dando poder "a individuos corruptos y a instituciones que no rinden cuentas".  

La llamada "Iniciativa Mérida", develada por el presidente Bush esta semana, incluye mil 400 millones de dólares, 500 de los cuales fueron solicitados dentro del presupuesto suplementario para Irak y Afganistán que aún requiere ser aprobado por el Congreso.  

– Notimex

You must be logged in to post a comment Login