Exodo por ordenanzas antiinmigrantes en Condado de Prince William

Washington.- Las ordenanzas antiinmigrantes aprobadas por el condado de Prince Williams, en el estado de Virginia, han generado un éxodo de indocumentados pero también inmigrantes legales, reportó el martes el diario The Washington Post.

De acuerdo con el diario, aunque los alcances de esta salida son difíciles de precisar, los efectos de las ordenanzas se han dejado sentir lo mismo en negocios de transferencia de dinero, que en escuelas para el aprendizaje del inglés.

"Hay pánico masivo. Quienes no se han ido, no se atreven a salir de sus casa", dijo Roberto Catacora, propietario de la academia de inglés IMA, donde el numero de estudiantes pasó de 350 a 60 desde julio pasado, cuando la junta de supervisores del Condado aprobó los lineamientos de las ordenanzas.

La semana pasada el Condado se convirtió en uno de los pocos en el país en autorizar a su policía a verificar la condición migratoria de las personas que detenga, además de negar servicios a quienes se encuentran de manera ilegal.

Catacora dijo que existe el temor de que la ordenanza dará como resultado redadas masivas, similares a las que ha estado conduciendo el Departamento de Seguridad Interna (DHS) a través del país.

De acuerdo con el Washington Post, otro indicio de ese éxodo se refleja en un negocio de mudanzas, donde la renta de camiones de transporte se incrementó entre un 10 y 20 por ciento antes de julio, y se ha disparado a un 40 por ciento en los días recientes.

Aunque algunos inmigrantes han optado por regresar a sus países, otros han preferido mudarse a otros condados vecinos o estados cercanos como Carolina del Norte, percibidos como menos hostiles.

Quizá por ello, inmigrantes legales como Aracely Díaz, optó por poner su casa en venta después que la junta de supervisores aprobó de manera final las nuevas ordenanzas.

"Voy a vender perdiendo, pero no me importa. Ya no siento ningún afecto por un lugar que nos trata de esta manera", dijo la nativa de El Salvador, quien teme que las medidas afecten a familiares que se encuentran en el Condado de manera ilegal.

José Ventura, otro salvadoreño, propietario de un negocio de albañilería dijo que las nuevas ordenanzas resultan tan injustas que él ha optado no sólo por cambiar de residencia a Maryland, sino mover también su negocio, que emplea a 15 personas.

"Siento que este Condado, cuando estaba creciendo, cuando nos necesitaba, nos dio la bienvenida a los latinos con los brazos abiertos. Pero ahora que ha crecido y los tiempos son difíciles, nos ha dado la espalda. Ellos son ingratos", añadió.


 


 


– Notimex

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login