Imposibilitados indocumentados de recibir ayuda oficial por incendios

Por Manuel Ocaño

Notimex

San Diego.- Grupos religiosos se organizaban  para asistir de emergencia a cientos de indocumentados damnificados por los incendios en California, que quedarán excluidos de la ayuda oficial por su condición migratoria.

"Nada de la ayuda que prometió el presidente George W. Bush llegará a los indocumentados. A partir de esta tarde se convierten en damnificados desamparados", dijo a Notimex el director nacional del Comité de Servicios Amigos de las Américas, Christian Ramírez.

El estadio Qualcomm fue cerrado este viernes como refugio para evacuados, aunque permitirán que cientos de personas que todavía permanecen en su interior se queden mientras lo necesiten.

"Tenemos una situación muy irregular porque en estos momentos es difícil siquiera imaginar la magnitud de la ayuda que necesitarán los (.) indocumentados cuando regresen a sus comunidades, algunos perdieron su casa, otros sus pertenencias, sus vehículos", agregó.

La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (Fema), institución encargada de auxiliar a los damnificados por los incendios en California, excluye a los indocumentados, aún a los propietarios de viviendas que perdieron sus propiedades a causa del fuego.

La cifra más reciente de viviendas destruidas por los siniestros es de mil 900, de acuerdo con datos del gobierno de California.

Ramírez, quien dirige un grupo humanitario de carácter religioso (cuákero), que sigue los principios de los primeros europeos que convivieron pacíficamente con los indios americanos en lo que hoy es Estados Unidos, dijo que "este es el momento de honrar a los que sufren".

El Comité de Servicios Amigos de las Américas formó "enlace con organizaciones de todas las comunidades para hacer un censo o balance
de lo que se pudiera necesitar y comprarlo con nuestros recursos", dijo el dirigente.

Decenas de miles de residentes y campesinos pobres de lugares como Ramona, Fallbrook, Poway y Escondido apenas regresaban este viernes a sus hogares, después de cuatro o cinco días en los refugios públicos para las personas evacuadas debido a los incendios.

Eddie Preciado, director del albergue Posada de Guadalupe –que atiende a personas sin importar su condición migratoria-, indicó que durante los incendios "solamente el consulado de México en San Diego ayudó a los migrantes, nada más ellos".

Personal de protección del consulado formó una cuadrilla que recorrió comunidades y albergues en busca de connacionales necesitados.

El vocero del consulado de México en San Diego, Alberto Lozano, dijo que el personal diplomático encontró experiencias como la de la agroindustria Leslie Farms en Rancho Peñasquitos, donde los patrones obligaban a unos 100 campesinos mexicanos, en su mayoría oaxaqueños, a quedarse a trabajar.

La Oficina de Servicios de Emergencias y el alguacil del condado habían ordenado la evacuación en la zona, pero los trabajadores continuaban sus labores porque el patrón advirtió que podrían ser sustituidos por otros campesinos si se iban.

De acuerdo con uno de los campesinos que no dio su nombre por temor a represalias, los patrones les dijeron que "hasta que venga el alguacil a decir que se vayan, ustedes se van".

Lozano recordó que el personal de protección tuvo que convencer a los campesinos -que trabajaban en la cosecha de tomate- que si enfrentaban problemas laborales por obedecer la orden de evacuación, el consulado les proporcionaría abogados.

Ante esa situación, el Comité de Servicios Amigos de las Américas informó que analiza la posibilidad de demandar a la empresa legalmente para dejar un precedente.

"Tenemos muchas situaciones como esa y experiencias como la de los detenidos por la Patrulla Fronteriza en el estadio Qualcomm que tenemos primero que analizar; por ahora nos esforzamos en hacer un conteo de necesidades y reunir asistencia", explicó Ramírez.

Uno de los grupos en enlace con el Comité, la Coalición Pro Derechos de La Raza, reunía este viernes en el latino Barrio Logan de San Diego, Barrio, alimentos y agua para entregar a comunidades necesitadas.

Ramírez dijo que los 23 incendios que devastaron al sur de California atrajeron la atención mundial, pero "desgraciadamente hubo personas, seres humanos imperceptibles a los ojos del mundo, y desgraciadamente habrán algunos para los que ya nada podamos hacer".

La Patrulla Fronteriza localizó hasta ahora cuatro cadáveres de presuntos indocumentados en la zona de Barret, una región despoblada que fue afectada por el incendio Harris.

Barret es una ranchería junto a la única carretera que une a Tecate, en el norteño estado mexicano de Baja California, con San Diego, donde el incendio se extendió debido a que había pastos altos.

El sargento Mike Radovich, un subjefe de sector de la Oficina del Sheriff de San Diego, apuntó por su parte que "seguramente seguiremos encontrando cuerpos ya entrado el año próximo".

Las autoridades carecen de cifras sobre la cantidad de indocumentados que habrían cruzado antes o durante los incendios. La Patrulla Fronteriza reportó que unos 50 inmigrantes se entregaron durante los siniestros.

 

– Notimex

You must be logged in to post a comment Login