Clinton y Obama difieren sobre Cuba y diálogo con Chávez y Castro

Los principales aspirantes demócratas a la presidencia de Estados Unidos, los senadores Hilllary Clinton y Barack Obama, difieren sobre el tema de Cuba y el diálogo con el presidente cubano Fidel Castro y el venezolano Hugo Chávez. 

 "Clinton respalda las medidas punitivas como el bloqueo económico y las restricciones en los viajes a la isla, aunque manifestó que se deben hacer excepciones en casos extraordinarios", dijo en un comunicado su vocera de campaña, Fabiola Rodríguez.  

Agregó que de ganar la Presidencia de Estados Unidos, Clinton prevé revisar su política exterior e invitar a países aliados en América Latina y Europa.  

Clinton ha mostrado cautela en cuanto a conversaciones con los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, o de Cuba, Fidel Castro, en su primer año de gobierno en caso de que llegue a la Casa Blanca.   "No prometo reunirme con líderes de esos países durante mi primer año", señaló Clinton en un debate en julio pasado, al indicar que no quería que se utilice ese diálogo como medio de propaganda de esos gobiernos.  

Esa respuesta contrastó con la que dio su rival más cercano, el senador de Illinois, Barack Obama, quien manifestó su disposición de reunirse con esos líderes, lo cual la senadora Clinton calificó como una muestra de la inexperiencia del joven legislador.  

La campaña de Obama indicó que nadie debe temer a negociar, al igual que lo hicieron en su oportunidad los presidentes Richard Nixon cuando lo hizo con China y Ronald Reagan con la ahora extinta Unión Soviética.  

En el espinoso tema de Cuba debido a la influencia electoral del estado de Florida donde viven muchos exiliados, Obama anunció en agosto derechos sin restricciones para visitas a familiares y remesas a la isla.  

El senador demócrata calificó como un error las restricciones adoptadas por la administración Bush y dijo que para fomentar un cambio en Cuba se debe "ayudar al pueblo cubano a ser menos dependiente del régimen de Castro por vías fundamentales".  

Con esa posición coincide el senador Christopher Dodd, quien prometió en septiembre que terminaría con el embargo y aliviaría las restricciones de viaje a ese país en caso de que llegue a la Casa Blanca.  

En una entrevista reciente con Notimex, el gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, el único latino en la contienda electoral, dijo que si llega a la presidencia tendrá como prioridad la reforma migratoria, la restauración de la relación con Latinoamérica y el fin del embargo a Cuba  

Richardson consideró que otra de sus acciones prioritarias en caso de triunfar en los comicios de 2008 será reforzar la colaboración con México para hacer más efectivo el combate a las drogas, "buscaría más acciones conjuntas, con diálogo y respeto", añadió.  

Sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), Richardson, de 59 años de edad, dijo que "me preocupa la reacción que he visto en algunas entidades de Estados Unidos", donde se han registrado pérdidas de empleos y en la agricultura.  

"Pero lo más importante es que me gustaría ver cómo podemos resolver los problemas y conflictos que han seguido presentes en esta importante relación comercial" con México y Canadá, anotó.   En general, los aspirantes demócratas a la presidencia de Estados Unidos coinciden que el presidente George W. Bush ha abandonado a Latinoamérica y que es necesaria una mayor apertura.  

Bush busca que el Congreso bajo el control del opositor Partido Demócrata, ratifique acuerdos comerciales con Perú, Colombia y Panamá, pero ha enfrentado obstáculos por protecciones laborales y ambientales que exigen los demócratas.  

La senadora Clinton, favorita en las encuestas, presentó la semana pasada un proyecto de ley que busca evaluar el impacto de los tratados comerciales firmados por Estados Unidos en el empleo, economía y mejoramiento de la calidad de vida.   El proyecto de ley, que Clinton ya había presentado en el periodo legislativo anterior, requeriría que la Comisión Internacional de Comercio informe sobre los efectos de cada acuerdo comercial de dos a cinco años después de que entre en efecto. 

Clinton indicó en un artículo en la última edición de la revista Foreign Affairs que "la administración Bush ha descuidado a nuestros vecinos del sur" y todos han sido testigos de un retraso en el desarrollo democrático y en la apertura económica en partes de la región.  

"Debemos apoyar a Brasil y México, las democracias en desarrollo más grandes de la región, y profundizar la cooperación económica y estratégica con Argentina y Chile", señaló.   Agregó que "también debemos continuar la cooperación con nuestros aliados en Colombia, Centroamérica y el Caribe para combatir las amenazas interconectadas del narcotráfico, el crimen y la insurgencia".  
– Notimex

You must be logged in to post a comment Login