Critican en Perú uso de ex centro de torturas para Cumbre APEC

Por José Luis Castillejos Notimex  

Lima.- La realización de la Cumbre APEC de 2008 en el Cuartel General del Ejército peruano, donde se habrían practicado torturas en los años 90, es una "afrenta" a las víctimas del régimen de Alberto Fujimori, afirmó el abogado Ricardo Soberón.  

En diálogo con Notimex, el jurista dijo que "este espacio (el cuartel militar) ha servido de conciliábulo para que la dictadura de Fujimori (1990-2000) y su ex asesor (Vladimiro Montesinos) perpetraran violaciones a los derechos humanos".  

Soberón, con estudios en Política Internacional por la Universidad de Bradford, Inglaterra, consideró por ello un "despropósito" utilizar el próximo año ese recinto militar como sede de la Cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC). 

 "Es, por decir lo menos, una señal equívoca que da una democracia al tener que albergar a sus invitados en este lugar que constituye una afrenta a los familiares de las víctimas de violaciones a los derechos humanos", señaló.   A finales del 2008, los líderes de las 21 "economías" miembros del APEC se reunirán en el Cuartel del Ejército, ubicado en el distrito limeño de San Borja.  

El primer vicepresidente peruano Luis Giampietri Rojas informó que por este motivo ya se está mejorando la infraestructura del recinto castrense, conocido como "El Pentagonito", para albergar la cita del mecanismo de integración económica.  

Soberón, que ha estado a cargo del Programa de Narcotráfico y Derechos Humanos de la Comisión Andina de Juristas, dijo que la justificación de los militares para usar "por medidas de seguridad" el Cuartel General es un "atentado a la inteligencia".  

Recordó que ese lugar sirvió de refugio temporal a Fujimori y a Montesinos y, según una denuncia periodística, fue centro de torturas durante los años 90, cuando el entonces mandatario libró una guerra frontal contra los grupos subversivos.  

De acuerdo a una investigación del escritor Ricardo Uceda, "El Pentagonito" fue un centro de decisiones ilegales para "secuestrar, torturar, asesinar y desaparecer a peruanos, argentinos e incluso a un ecuatoriano".   En el libro "Muerte en el Pentagonito", Uceda aseguró que en esa sede del Servicio de Inteligencia del Ejército peruano se ejecutó una "violación sistemática de los derechos humanos de peruanos presuntamente culpables del delito de subversión".  

"Lo peor de todo es que se ha encomendado la organización del APEC al almirante retirado y vicepresidente de la República, Luis Giampiatri Rojas, acusado de violar los derechos humanos", anotó   Soberón, graduado de la Universidad de Lima, recordó que Giampietri Rojas es acusado de dirigir el sangriento develamiento de un motín en el penal de El Frontón, en 1986, en la Isla San Lorenzo, frente al puerto capitalino de El Callao, donde fueron masacrados 118 presos.

You must be logged in to post a comment Login