Redadas crean trauma en los niños

Un nuevo informe emitido del Consejo Nacional de la Raza (NCLR, por sus siglas en inglés) y el Instituto Urbano revela que por cada dos personas detenidas en un operativo de aplicación de la ley de inmigración, un niño se queda sin familia. Dos tercios de estos niños son ciudadanos americanos y un porcentaje similar está formado por menores de diez años.

El informe Paying the Price: The Impact of Immigration Raids on America’s Children, detalla las consecuencias que los operativos de aplicación de la ley de inmigración tienen sobre el bienestar psicológico, educativo y social de los niños. También señala la pesada carga que suponen las redadas de inmigración sobre las fuentes de apoyo que actúan como primer auxilio para las familias afectadas en estos incidentes: las comunidades, el sistema escolar, los proveedores de servicios sociales y las instituciones religiosas, entre otras.

"Los gobiernos locales y comunidades estudiadas no tuvieron los recursos adecuados para atender las necesidades de los niños tras el impacto negativo de las redadas", dijo Randy Capp, un experto independiente en demografía del Urban Institute. "Así mismo, el gobierno federal no contó con políticas y procedimientos que explícitamente consideraran la protección de los niños".

Un grupo de investigadores del Urban Institute estudió tres comunidades que experimentaron, en el último año, redadas masivas de inmigración por parte de los agentes de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) de los EE. UU. Éstas fueron: Greeley, Colorado; Grand Island, Nebraska; y New Bedford, Massachusetts. Un total de 912 personas fueron arrestadas y 506 niños fueron directamente afectados. El NCLR subvencionó el estudio para obtener una evaluación independiente y objetiva de cómo las recientes acciones de inmigración han afectado a los hijos de los inmigrantes arrestados.

"En cualquier decisión política debemos tomar en consideración que estamos poniendo a los miembros más jóvenes y vulnerables de nuestra sociedad frente a un riesgo profundo. Este informe claramente demuestra que pueden pasar años antes de que conozcamos el efecto completo que las redadas de inmigración tendrá en estos niños y los costos a largo plazo para nuestra sociedad", afirmó Janet Murguía, presidenta de NCLR.

El estudio descubrió que las redadas forzaron a las escuelas, guarderías y familiares indirectos a actuar rápidamente como una red protectora para los niños. Por ejemplo, en los tres lugares donde sucedieron las redadas, los distritos escolares se aseguraron de no entregar a los niños a casas vacías y de que éstos no pernoctaran en la escuela. "Fuertes redes de familiares indirectos y amigos tomaron la responsabilidad del cuidado y del apoyo económico de los niños cuyos padres fueron arrestados en las redadas", dijo la investigadora Rosa María Castañeda del Urban Institute.

"Estos ingeniosos grupos se aseguraron de que ningún niño se quedara solo o bajo la custodia del estado". Hallazgos adicionales de este informe incluyen: Los procedimientos de proceso y detención de ICE -especialmente la falta de acceso telefónico y la retención de muchos detenidos fuera de los estados donde radican- hacen difícil que los detenidos se comuniquen con sus familiares o con cuidadores para hacer arreglos sobre el cuidado y atención de sus hijos.

Después de la redada, la vasta mayoría de los

You must be logged in to post a comment Login