La reelección

La legislatura venezolana ha aprobado cambios constitucionales que permitirán la reelección de Hugo Chávez, desatando un furor en los medios de EU, tanto en inglés como en español.  Chávez fue electo por primera vez en 1999.  Después de ser aprobada una nueva constitución, se presentó de candidato y fue reelecto en 2000 y 2006.  Lleva ahora 8 años en el poder.

¿Cómo compara su período presidencial con los de otros conocidos líderes amigos de EU?

Entre ellos, hay varios seleccionados bajo sistemas parlamentarios, en los cuales es el partido mayoritario que escoge su líder, a veces nominado por un rey o reina.  Tales sistemas típicamente no establecen un término para el presidente o primer ministro. En el sistema inglés, adoptado por Australia, Canadá, Nueva Zelanda, Malasia, India y el Reino Unido, el nombramiento lo adelanta, técnicamente, la Reina de Inglaterra o su diputado, el Gobernador General.  El Rey de España notifica al parlamento de su designación, y, en Alemania, el parlamento (Bundestag) responde al nombramiento hecho por el presidente federal. En Italia, el presidente nombra un primer ministro, dándole un plazo para formar su gobierno con las alianzas necesarias.

Veamos algunos de los titulares de los puestos dirigentes en otros países.
 
En Francia, François Mitterrand sirvió 14 años (dos períodos de siete años, como los que establece la enmienda venezolana).  Jacques Chirac casi le alcanza, con 12 años (un período de 5 y uno de siete).  Charles de Gaulle cumplió 10 años antes de renunciar.

En el Reino Unido, el primer ministro sigue en su puesto mientras mantenga el apoyo de los Comunes.  Margaret Thatcher, gran amiga de Ronald Reagan, fungió por 11 años, y Tony Blair, gran amigo de Bush el segundo, por 10.

En España, el primer ministro se llama formalmente Presidente del Gobierno.  No se somete a la elección directa, sino a la decisión de la legislatura.  España no establece límites de tiempo para el primer ministro.  Felipe González encabezó el gobierno por 14 años; José María Aznar duró sólo ocho, pero ya iba por un tercer turno de cuatro años más cuando la inesperada explosión en el tren de Madrid llevó a su derrota electoral. 

En Latinoamérica, la reacción a las dictaduras de los años setenta y ochenta condujo a la limitación de términos presidenciales, pero estos límites comienzan a ser enmendados, o hacen que un presidente simplemente espere un turno o dos para volver al poder.

Según la constitución de 1993, el presidente de Perú tiene cinco años en su puesto, sin acceso a un segundo término consecutivo.  Alberto Fujimori, electo en 1990, logró extender su período hasta 2000, un total de 10 años.  Alan García, quien fue presidente antes de Fujimori, ahora está de vuelta por cinco años más.

La constitución colombiana de 1981 prohibía la reelección, pero Álvaro Uribe consiguió que el parlamento le permitiera un segundo término, que ahora cumple.  Incluso ahora, a comienzos de su segundo turno, ya anda hablando de la posibilidad de un tercero.

En Costa Rica, la constitución prohibía la reelección, consecutiva o no, pero Oscar Arias logró que la corte suprema anulara la enmienda que así dictaminaba.  Después de ser presidente de 1986 a 1990, lo es ahora otra vez, hasta 2010.

Limitaciones similares operan en Brasil, donde el presidente Lula cumple ahora el segundo término permitido por la constitución. El mandatario niega que le interese un tercer período, pero su Partido de los Trabajadores ha revelado una propuesta constitucional para la reelección indefinida del presidente y de ciertos otros funcionarios de menor grado.

En Egipto, baluarte de la estrategia estadounidense para el Medio Oriente, Hosni Mubarak lleva 26 años en el poder, mediante elecciones cuestionadas por la oposición. 

Otros aliados en el Medio Oriente funcionan con monarquías hereditarias, como es el caso en Arabia Saudita y Kuwait. En Jordania, el actual rey, Abdalá II bin al-Hussein, ocupa el trono desde 1999—el mismo tiempo que Chávez—después de la muerte de su padre, el Rey Hussein, quién a su vez ascendió al poder a los 16 años en 1952 con la muerte de su padre, que fue asesinado.

Podemos contemplar también la variante de dinastías electas, como la nueva de los Kirchner en Argentina, o la que nunca llegó a darse en EU sólo por una historia de asesinatos, la de los Kennedy. 

Y no deja de ser curiosa la lista reciente y posible de los apellidos presidenciales de EU:
– Bush, G.H.W.  (4 años)
– Clinton, W.J.  (8 años)
– Bush, G.W.  (8 años)
– Clinton, H. Rodham (posible)
– Bush, Jeb (posible).

You must be logged in to post a comment Login