Reciclar, Reciclar, Reciclar

Muchas personas reciclan a diario los elementos que utilizan en casa o en el lugar de trabajo.  Todo esto como consecuencia de un mundo cada vez más preocupado por la salud del medioambiente.  Sin embargo, sólo algunos de estos ciudadanos responsables saben qué ocurre luego de separar y reciclar la basura.    

¿Por qué, por ejemplo, las botellas de plástico y las latas de soda de aluminio deben separarse? La respuesta es porque ambas atraviesan procesos de reciclaje diferentes.   Mientras que las latas de aluminio son deshechas en pedacitos pequeños que luego son derretidos y listos para ser reutilizados, las botellas de plásticos son sometidas a un proceso más largo y costoso.  Esto se debe a que existen deferentes tipos de plástico en los elementos que usamos, y por ello deben ser “filtrados” en diferentes categorías antes de ser sometidos al proceso de reciclaje.    

Otro de los retos que presentan los artículos de plástico es su peso molecular, que al mismo tiempo hace que produzcan menos energía al momento de ser reciclados.      Hoy en día, casi todos los tipos de plástico puede ser reutilizados gracias al proceso de reciclaje, pero aún existen unos tipos específicos que, debido a su gran costo, no pueden todavía ingresar al proceso.    

El proceso de reciclaje se creó como una alternativa a los deshechos de basura que por los años 70 comenzaron a llenar las áreas descampadas de varias comunidades a través del país.     

Según la organización de protección al medio ambiente NRDC (Natural Resources Defense Council) la misión principal del reciclaje hoy en día continúa siendo la de evitar que la basura se tire a los valles o que sea quemada, pero al mismo tiempo, la preparación y reventa de artículos reciclados se ha vuelto increíblemente lucrativa.

You must be logged in to post a comment Login