Defiende jefe de policía a agentes que mataron a joven de 18 años

Nueva York.- El jefe de policía de Nueva York, Raymond Kelly, defendió la actuación de los cinco agentes que mataron a un joven de 18 años que pensaban estaba armado, pero que en realidad sólo portaba un cepillo para el cabello.

En rueda de prensa, Kelly explicó que la actuación de los agentes está dentro del código de comportamiento, cuando un sospechoso se niega a cumplir con lo que le dicen y supone una amenaza creíble para su integridad.

Kelly señaló que los agentes creyeron de forma razonable que el joven, identificado como Khiel Coppin, iba a abrir fuego contra ellos, por lo que no dudaron en actuar.

El incidente ocurrió la noche del lunes en el condado de Brooklyn, cuando varios coches patrulla respondieron a una llamada de emergencia realizada por la madre del joven.

El operador del 911 –número de emergencias- escuchó a través del teléfono decir a Coppin que tenía una pistola.

Cuando llegaron los primeros agentes y entraron al domicilio, Coppin, quien tenía en su poder dos cuchillos, gritaba "vengan y atrápenme, tengo una pistola".

Momentos más tarde, el adolescente se escapó por la ventana y una vez en la calle se dirigió de frente hacia otros agentes que le esperaban fuera del edificio.

En repetidas ocasiones, según Kelly y una decena de testigos, la policía le gritó que se detuviera y que dejara ver sus manos. Coppin no hizo caso y fue entonces cuando sacó un objeto de debajo de su ropa "y apuntó" a los agentes, de acuerdo con la versión oficial.

Cinco policías abrieron fuego, disparando 20 balas, de las cuales ocho alcanzaron el cuerpo del joven, quien -según su madre- sufría de trastornos mentales.

Sin embargo, al acercarse al cuerpo tendido en el suelo, los policías se dieron cuenta de que el objeto con el que les apuntó era sólo un cepillo para el cabello.

"Las circunstancias de cómo pasó están siendo investigadas y pueden estar seguros que tomaremos este caso muy en serio", declaró el alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg.

El caso, que fue destacado en los titulares de los medios locales de prensa, generó una polémica debido a que algunas personas consideraron que la policía se excedió, pues no habrían sido necesarios hasta 20 disparos para controlar al sospechoso.

El abogado de la familia, Paul Wooten, denunció que Kelly diera por zanjado el incidente tan pronto.

"Es imposible que nadie concluya en menos de 24 horas que los agentes actuaron de forma correcta", indicó Wooten, quien demandó una investigación profunda y justa para esclarecer los motivos de la muerte del joven.

Otros líderes comunitarios afroestadunidenses pidieron también que se investigue a fondo y que se nombre a un fiscal especial para el caso.

Los trastornos mentales que sufría Coppin –que según algunas fuentes tendría tendencias suicidas- pudieron ser la causa de que se enfrentara de esa manera a la policía.

– Notimex

You must be logged in to post a comment Login