Delahunt cuestiona a gobierno de EU por Posada Carriles

El representante demócrata Bill Delahunt cuestionó al gobierno de Estados Unidos por mantener en libertad al anticastrista Luis Posada Carriles en Miami, Florida, pese a sus vínculos con actos terroristas.

Indicó que la actitud del presidente George W. Bush sobre Posada Carriles contrasta con sus declaraciones tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, de considerar como terroristas a países que albergan a terroristas.

Delahunt formuló sus declaraciones durante una audiencia ante el Subcomité sobre Organizaciones Internacionales, Derechos Humanos y Supervisión de la Cámara de Representantes, el cual preside.

Bajo la ley antiterrorista Patriota, el entonces procurador general Alberto Gonzales debió haber calificado a Posada Carriles como terrorista "con base en las abundantes pruebas del propio gobierno", manifestó el legislador.

Posada Carriles, de origen cubano y nacionalizado venezolano, es pedido por Cuba y Venezuela por la voladura en 1976 de un avión cubano que dejó 73 muertos y una serie de atentados con bomba en hoteles en La Habana en 1997 y 1998.

La semana pasada, el gobierno de Estados Unidos presentó argumentos legales para sostener una apelación a la decisión judicial de la jueza federal Kathleen Carone en mayo pasado que desestimó los cargos contra Posada Carriles por fraude migratorio.

De esa manera, el gobierno estadunidense evitó que el caso contra Posada Carriles por mentir a las autoridades migratorias quede sepultado.

Delahunt citó información de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y del Departamento de Justicia que vinculan a Posada Carriles con actos terroristas y lo consideran como una amenaza a la seguridad nacional.

Recordó las palabras de la entonces asesora de Seguridad Nacional, Condoleezza Rice, ante la comisión investigadora de los atentados de 2001, cuando dijo que "el terrorismo no es nunca una respuesta apropiada ni justificada sólo por las dificultades políticas".

Agregó que la administración Bush no ha respondido a una petición de extradición de Venezuela, pese a que tiene un tratado en la materia con ese país, porque teme que sufra torturas.

El legislador citó el caso de sospechosos de terrorismo que han sido enviados por el gobierno de Estados Unidos a países como Siria que el Departamento de Estado ha indicado que practica la tortura.

Manifestó que Posada Carriles "ingresó ilegalmente al país" y pidió asilo político pese a tener "una reputación como terrorista" porque se le considera el cerebro y actor intelectual del atentado contra un avión cubano en 1976.

Peter Kornbluh, analista del Archivo de Seguridad Nacional de la Universidad George Washington cuestionó durante la audiencia que una persona que las autoridades federales consideran como un peligro para la seguridad nacional esté viviendo "libremente en Miami".

Indicó que el ataque contra el avión cubano en 1976 sigue siendo relevante para entender cómo los terroristas planean y ejecutan actos de asesinato masivo.

El analista manifestó que el ataque fue planeado en Venezuela y que Estados Unidos estuvo involucrado por los lazos con la CIA, para la cual trabajó Posada Carriles, por parte de exiliados cubanos anticastristas.

Sin embargo, Arturo Hernández, abogado de Posada Carriles, acusó a Cuba y Venezuela de una campaña de manipulación.

Indicó que Posada Carriles, de 80 años, "luchó para evitar la sovietización en América Latina" durante la Guerra Fría y ahora "espera calmadamente" el desarrollo del proceso con su esposa, hijos y nietos que son ciudadanos estadunidenses.

Hernández consideró como "hipócritas" las críticas de Cuba contra Posada Carriles al acusar al gobierno de Fidel Castro de estar involucrado en terrorismo en la región.

Posada Carriles "nunca ha sido ni es terrorista" y es considerado como un héroe por la comunidad cubana en Miami, destacó el abogado, quien lo consideró como "un aliado firme de Estados Unidos en defensa de la democracia".

Agregó que el deseo de Cuba y Venezuela no es buscar justicia sino satisfacer sus deseos de venganza contra un enemigo.

Otro testigo, el periodista Blake Fleetwood, dijo que Posada Carriles junto con el exiliado cubano Orlando Bosch celebraron el asesinato del ex embajador chileno Orlando Letelier en Washington en 1976.

– Notimex

You must be logged in to post a comment Login