El Vaticano traza perfil profesional del educador católico modelo

Ciudad del Vaticano.- El Vaticano presentó el perfil del educador católico modelo trazado en el documento "Educar juntos en la escuela católica", que hace recomendaciones a las personas dedicadas a la educación religiosa de la Iglesia en el mundo.

Según el documento, para El Vaticano el educador católico modelo debe tener disponibilidad al aprendizaje y al desarrollo de los conocimientos, a la renovación y a la puesta al día de las metodologías pero también a la formación espiritual

En el texto la Sede Apostólica pidió reforzar la formación profesional y la calidad de los docentes católicos, a quienes les exigió actualizarse para responder a un mundo en el cual "se hace cada vez más difícil educar".

Calificó como "requisito fundamental" del educador una "sólida instrucción profesional" la cual "exige un vasto abanico de competencias culturales, psicológicas y pedagógicas, caracterizados por la autonomía, la capacidad de proyección y estimativa".

Señaló que formar a las jóvenes generaciones "es un empeño serio que no se improvisa" y, por tanto, debe ser preparado oportunamente además de mantenido a través de un proyecto de formación inicial y permanente.

"La poca calidad de la enseñanza, debido a la insuficiente preparación profesional o el inadecuado uso de los métodos pedagógicos, repercute inevitablemente en perjuicio de la eficacia en la formación integral del educando", advirtió.

El escrito de 26 páginas traducido en italiano, inglés, francés, alemán y español, lleva por subtítulo "Misión compartida de personas consagradas y fieles laicos" y fue preparado por la Congregación para la Educación Católica y publicado por la Librería Editorial Vaticana.

Ponderó que los maestros deben ser capaces de captar los desafíos educativos del presente y de aportar instrumentos eficaces para poder afrontarlos.

La continua y acelerada transformación, recordó, que afecta al hombre y la sociedad de nuestro tiempo en todos los campos, produce el rápido envejecimiento de los conocimientos adquiridos por lo cual requiere nuevas aptitudes y métodos.

"Ello exige del educador constante actualización de contenidos de las materias y de métodos pedagógicos que utiliza; la vocación de educador requiere por tanto una capacidad disponible y constante de renovación y adaptación", apuntó.

"No es suficiente –agregó- alcanzar sólo inicialmente un buen nivel de preparación, es necesario mantenerlo y elevarlo mediante un camino de formación permanente".

– Notimex

You must be logged in to post a comment Login