En etapa decisiva juicio contra “los Siete de Liberty City”

Miami.- El juicio contra siete afroamericanos acusados por el gobierno de Estados Unidos de planear atentados contra la Torre Sears de Chicago y edificios federales, entrará esta semana en una etapa decisiva con la argumentación final.

Narseal Batiste, Patrick Abraham, Stanley Phanor, Naudimar Herrera, Burson Augustin, Lyglenson Lemorin y Rotschild Augustine, conocidos como "los Siete de Liberty City", están acusados de cuatro cargos de delitos vinculados al terrorismo.

De ser declarados culpables todos podrían recibir condenas de hasta 70 años de prisión.

El caso se remonta al 22 de junio de 2006, cuando la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) anunció el arresto de los miembros de una "peligrosa célula terrorista" y el entonces fiscal general, Alberto González, denunció el nuevo intento de "hacer la guerra con Estados Unidos".

El FBI consideró el arresto como "un importante paso adelante en la guerra contra el terrorismo dentro de Estados Unidos", aunque reconoció que los planes de los acusados estaban en una etapa "más de deseos que operativa".

La Fiscalía del Sur de Florida argumentó que los hombres se organizaban como futuros miembros de la red árabe Al Qaeda, para hacer estallar la Torre Sears, el edificio del FBI en Miami y otras instalaciones públicas.

En las pruebas presentadas desde el inicio del proceso, a fines de septiembre, se tomaron grabaciones telefónicas y videocintas, en las que el líder del grupo, Narseal Batiste, pide se lleve a cabo una insurrección armada contra Estados Unidos.

El FBI instaló cámaras de video en el almacén en que se reunía el grupo y en una de esas grabaciones, asusados por un informante del FBI y supuesto miembro de Al Qaeda, los siete "juran lealtad" a esa red islámica, considerada por Estados Unidos como terrorista.

La defensa, por su parte, afirma que el grupo cayó en una trampa de las autoridades y que no tenía ninguna intención de destruir edificios, ni llevar a cabo ninguna guerra contra Estados Unidos, y lo único que buscaban era dinero del informante.

Batiste, el único de los siete que testificó durante el juicio, insistió en que no era terrorista, que simplemente "estaba desempeñando un papel" como miembro de la organización por puro dinero.

La policía sólo encontró una pistola .9 milímetros cuando fue a detener a los siete hombres y no halló ni explosivos, ni mínimos recursos ecómicos al grupo, fundado por Batiste en el Templo Moorish Science en un almacén de Liberty City, un barrio pobre de esta ciudad.

Los argumentos finales deben comenzar el miércoles o jueves, dependiendo de la decisión de la juez Joan Lenard y de ahí, el caso pasaría al jurado multiracial de 12 personas que debe deliberar en los primeros días de diciembre, según fuentes judiciales.

Este es el segundo caso en Florida en lo que va del año en el que Estados Unidos emplea en su estrategia judicial un ataque frontal contra el terrorismo, una política instrumentada a partir de los atentados de 2001.

Este verano, un jurado federal encontró culpable al hispano José Padilla y dos cómplices de cargos relacionados con terrorismo. Su sentencia está programada para este 5 de diciembre.

– Notimex

You must be logged in to post a comment Login