OEA pide diálogo para superar crisis en Bolivia

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, llamó al diálogo en Bolivia para resolver la crisis social y política derivada del rechazo a la nueva Constitución aprobada el pasado fin de semana.

Insulza manifestó además su preocupación e inquietud por lo que calificó como "graves hechos" de violencia ocurridos en esa nación andina desde el sábado pasado, que causaron al menos cuatro personas muertas.

En una declaración sobre los sucesos en el país sudamericano, Insulza dijo: "Los enfrentamientos revelan una inquietante división de la sociedad boliviana que afecta seriamente el clima que debe reinar durante la formulación de una Carta Constitucional".

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) consideró que cuando se dicta una Constitución que regirá los destinos de un país "el diálogo y la conciliación constituyen instrumentos políticos indispensables".

"Un proceso constituyente no debe implicar la derrota de un sector del país por el otro sino el resultado de la armonización de intereses diversos. Allí reside el desafío político central que enfrentan los constituyentes y sus formaciones políticas", dijo.

Las protestas comenzaron el sábado pasado, luego de que los integrantes del oficialismo en la Asamblea Constituyente decidieran sesionar en el Liceo Militar de Sucre para aprobar una nueva Carta Magna, que fue repudiado por la oposición y organizaciones civiles.

Los manifestantes tomaron la víspera instalaciones públicas, atacaron a la Policía, quemaron automóviles y levantaron barricadas en algunas calles de la ciudad en protesta por la aprobación de la nueva Constitución.

Un cuartel de Bomberos y diez carros cisterna fueron destruidos, en un descontrol que incluso alcanzó una cárcel de Sucre, donde fueron liberados 102 presos.

El presidente boliviano Evo Morales descartó la víspera haber dado la orden a la Policía Nacional de disparar contra los manifestantes y dijo que existen sectores interesados en desestabilizar su gobierno por la vía violenta.

Además de los cuatro muertos, unas 130 personas se encuentran heridas de diversa consideración, en un ambiente que este lunes es menos tenso que el fin de semana pasado, aunque con los campesinos y universitarios en estado de alerta.

Insulza reconoció que la armonización que propone la nueva Constitución boliviana resulta compleja debido a que requiere "expresar, por primera vez, la voluntad de una mayoría étnica y social postergada por siglos".

Sin embargo, indicó que el proceso debe darse de una forma en que se respeten "los puntos de vista de las expresiones regionales y sociales que aspiran a que la nueva Constitución también recoja adecuadamente sus intereses".

– Notimex

You must be logged in to post a comment Login