Saca defiende nuevo impuesto a combustibles

San Salvador.- El presidente de El Salvador, Antonio Saca, se defendió de las múltiples críticas por la aplicación de un nuevo impuesto de 10 centavos de dólar a cada galón (3.8 litros) de combustible, para subsidiar el transporte colectivo.

"Hemos parado un aumento al transporte, precisamente esta es una compensación (a los empresarios) para evitar el alza" al servicio público, dijo el mandatario a periodistas tras inaugurar una jornada sobre medicina en esta capital.

En una sorpresiva sesión nocturna, el Congreso, dominado por la oficialista Alianza Republicana Nacionalista (Arena), aprobó el decreto del gravamen de 10 centavos de dólar a cada galón de combustibles adquirido por los automovilistas.

La Arena sometió la propuesta del Ejecutivo en la sesión del jueves y en la madrugada del viernes intentó aprobarla sin éxito, por lo que la noche del viernes reanudó la actividad en el Legislativo y junto a sus aliados derechistas se dio visto bueno al nuevo impuesto.

El gravamen de 10 centavos será aplicado a cada galón de gasolina o diesel que compre el automovilista, con lo que el gobierno recaudará los 42 millones de dólares que prometió en subsidio a empresarios del transporte que habían amenazado con aumentar el costo del pasaje.

De acuerdo con el decreto Legislativo, la disposición entrará en vigor el 1 de diciembre próximo y terminará el 1 de junio de 2009, fecha en que Saca concluirá su mandato de gobierno.

El gobernante salvadoreño explicó que sería peor el impacto en las familias si se hubiera permitido el alza al pasaje del transporte de hasta 10 centavos de dólar, porque eso traería un mayor desembolso de dinero para las personas.

"Eso sería terrible para las economías de la gente más pobre. Creo que con esta medida ha ganado la gente, han ganado los más de cinco millones de salvadoreños. Agradezco la solidaridad de todos que vamos a pagar este recargo que se ha hecho", sostuvo Saca.

Afirmó que las negociaciones con el sector del transporte continúan para que se mejore el servicio, ya que es una de las condiciones del gobierno para aportar el subsidio de 400 dólares mensuales que se darán al empresario por unidad y 200 a los microbuses.

Saca aseguró que no ha faltado a su palabra de no subir más impuestos a los salvadoreños y el gravamen de 10 centavos de dólares es una decisión "de recargo a los combustibles frente a una emergencia mundial".

Recordó que cuando se quitó el subsidio a los transportistas en 1999 el barril de petróleo estaba más barato y ahora ronda los 100 dólares.

En el país el galón de diesel cuesta 3.50 dólares, mientras el de la gasolina ha sobrepasado los cuatro dólares.

"Frente ha esa realidad tuve que tomar una decisión y en este caso mi obligación como presidente es cuidarle el bolsillo a la gente", insistió el jefe de Estado.

Los opositores Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y Centro Democrático (CD) intentaron que el decreto no pasara porque a su juicio, ese nuevo impuesto traerá un fuerte impacto inflacionario.

Los automovilistas han mostrado su decepción y la impotencia por el nuevo gravamen y varios de ellos han declarado a medios locales que llegará un momento en el que guardarán sus vehículos porque la situación es crítica.

– Notimex

You must be logged in to post a comment Login