Presidente salvadoreño ajusta cuentas con la oposición desde la Casa Blanca

El presidente salvadoreño, Antonio Saca, ajustó cuentas este jueves con la oposición izquierdista desde la Casa Blanca, tras pedir al mandatario estadounidense George W. Bush la renovación del Estatuto de Protección Temporal (TPS) para sus compatriotas y confirmarle su voluntad de mantener tropas en Irak.

"No es posible que hayan candidatos que hayan quemado banderas, por ejemplo, de los Estados Unidos y que hoy aspiren a la vicepresidencia del país", afirmó Saca a la prensa, tras su reunión con Bush y resaltar la importancia para El Salvador de tener buenas relaciones con Washington.

El presidente salvadoreño hizo una alusión implícita al ex comandante guerrillero y jefe de bancada del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Salvador Sánchez Cerén, candidato a la vicepresidencia por el izquierdista FMLN en las próximas elecciones en 2009.

En 2001, Sánchez Cerén participó en una manifestación de dicha formación que culminó con la quema de banderas estadounidenses, sin que él participara directamente en estas acciones.

El 11 de noviembre, la dirigencia del FMLN lanzó la candidatura del periodista Mauricio Funes a la presidencia de cara a las elecciones de 2009. La fórmula la completa Sánchez Cerén.

El presidente norteamericano, que abandonará la Casa Blanca en enero de 2009, insistió en la necesidad de que Washington mantenga buenas relaciones con el gobierno salvadoreño que gane las elecciones de 2009, según explicó el propio Saca.

Bush "aspira a que el próximo gobierno de El Salvador sea un gobierno que crea en las libertades, que crea en la democracia y que mantenga una relación sólida con Estados Unidos", respondió Saca. El presidente salvadoreño había sido interrogado por la prensa sobre si Bush estaba preocupado por un eventual triunfo de la izquierda.

"Esta relación sólida nos ha permitido favorecer a miles de salvadoreños en este país", añadió, en alusión al Estatuto de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) otorgado a más de 200.000 salvadoreños desde marzo de 2001 como una ayuda al país tras los devastadores terremotos de aquel año.

De hecho, Saca pidió a Bush que renueve el TPS antes de que abandone el cargo: "Quiero informarles que hoy he pedido una renovación del TPS (que vence en marzo de 2009) para mis compatriotas y eso lo conoceremos en su momento", declaró.

"El presidente de los Estados Unidos siempre me ha dicho: presidente Saca cuando usted se preocupa por su gente, yo también me preocupo por su gente", afirmó el mandatario centroamericano, cuyo país mantiene una estrecha relación con Washington.

"Vamos a esperar: el TPS vence en el mes de marzo del 2009. Así que llegará el momento de tomar esa decisión. Nunca se ha olvidado de mi gente, el presidente" Bush.

Estados Unidos concedió el TPS a El Salvador en marzo de 2001, como una ayuda al país tras los devastadores terremotos del 13 de enero y el 13 de febrero de ese mismo año.

En la misma reunión, Saca, cuyo país es el único latinoamericano que mantiene tropas en Irak, prometió a Bush que iba a enviar un nuevo contingente a principios de 2009, aunque dejó entender que será inferior a los 280 solados desplegados actualmente.

"Le he confirmado al presidente que estamos preparando un décimo contingente. En los próximo días me reuniré con los generales de nuestras fuerzas armadas, y pediré el apoyo a la A

You must be logged in to post a comment Login