Broadway reanuda musicales tras acuerdo que puso fin a huelga de tramoyistas

Los musicales volvieron este jueves a los escenarios de Broadway tras un acuerdo entre los dueños de los teatros y los tramoyistas que puso fin a casi tres semanas de huelga.

Las carteleras de "Hairspray", "Los Miserables", "El Rey león", "La Sirenita" y dos decenas de otros musicales cuya ausencia de 19 días costó a Nueva York 40 millones de dólares volvieron a brillar en el distrito teatral.

"Siempre esperé poder ver algún día ‘El Fantasma de la Opera’. Desde que era niña. Esta mañana, cuando vimos en la televisión que la huelga se había terminado, vinimos corriendo a la boletería", cuenta María Noriega, una madrileña de 31 años que llegó a Nueva York con su marido el lunes pasado.

Andy Porter, un mexicano de 59 años también de paso, es igualmente entusiasta. "Esperábamos que la huelga terminara antes de que nos vayamos de regreso el sábado. Felizmente sucedió", dijo.

Electricistas, carpinteros, técnicos de sonido y encargados de utilería volvieron el jueves a sus puestos de trabajo tras poner fin a la huelga lanzada para mantener las condiciones salariales que los productores querían cambiar.

Los detalles del acuerdo alcanzado la noche del miércoles no se dieron a conocer, pero ambas partes se mostraron satisfechas.

"El contrato obtenido es un buen compromiso, provechoso para nuestra industria. Lo más importante es que las luces de Broadway vuelven a brillar otra vez", dijo Charlotte St Martin, de la Liga de teatros y productores.

James Claffey, presidente del sindicato de tramoyistas, dijo que los obreros de las tablas, que deberán votar en un plazo de 10 días sobre el contrato, están felices de "volver a dar a los espectadores la alegría de Broadway".

El conflicto había estallado en julio, cuando los dueños y productores quisieron revisar las condiciones de trabajo de los tramoyistas aprovechando la renovación del contrato general.

Según la liga, los tramoyistas ganan en promedio 150.000 dólares por año, aunque los sindicatos dijeron que la suma era exagerada.

La huelga fue la segunda que paralizó la industria teatral en cinco años, desde un conflicto en 2003 que duró cuatro días. El paro más importante remonta a 1975, cuando los telones permanecieron bajos durante 25 días.

Esta vez la huelga benefició a los pocos teatros que por no tener personal contratado bajo las condiciones en disputa mantuvieron sus funciones, como el musical "Mary Poppins", con entradas sistemáticamente agotadas.

Los teatros "Off Broadway", y "Off Off Broadway", que presentan producciones menos importantes pero a veces más creativas en salas más pequeñas, también sacaron provecho indirecto del conflicto.

Las entradas para los musicales de Broadway pueden a veces superar los 500 dólares y el año pasado se vendieron 1,3 millones de boletos a turistas extranjeros.

A pesar de que los precios se fueron por las nubes, la cantidad de espectadores sigue en aumento y creció un 2,6% entre 2006 y 2007.

Según los dueños de las salas, sus espectáculos inyectan anualmente 5.000 millones de dólares y aportan 45.000 empleos a la economía de la ciudad.

"Me alegro de que se haya terminado" la huelga, comentó Ivan Lesica, el maître del restaurant Sardi’s, un clásico neoyorquino de la calle 44 desde hace más de 80 años, que perdía entre un 20 y un 30% de ingresos por el paro.

Según Lesica, a los teatros les va a costar rea

You must be logged in to post a comment Login