Fidel Castro quedará habilitado para reelección o abrirá sucesión el domingo

El convaleciente líder cubano Fidel Castro puede ser habilitado el domingo para optar por su reelección, hecho que de no ocurrir abre el camino para que deje definitivamente la presidencia, en una crucial jornada de nominación de candidatos para los comicios del 20 de enero.

Convocadas por Raúl Castro, gobernante provisional de Cuba desde que su hermano Fidel enfermó hace 16 meses, las asambleas municipales se reunirán el domingo en toda la isla para nominar los candidatos a los comicios que renovarán el Parlamento y los gobiernos provinciales.

Castro debe ser diputado para ser postulado y reelecto presidente del Consejo de Estado, pues los 31 miembros de este órgano -máximo del Ejecutivo- salen de entre los 614 legisladores que resulten de las elecciones, en la sesión constitutiva de la nueva Asamblea Nacional en marzo.

Si el líder de 81 años no es nominado el domingo, queda abierto el camino para que Raúl, ministro de Defensa y cinco años menor, asuma la presidencia formalmente o se produzca un relevo de generación en el gobierno.

La expectativa está en Santiago de Cuba, 900 km al sureste de La Habana y cuna de la revolución, donde tradicionalmente Castro es propuesto diputado.

Las candidaturas se definirán justo un año después de la sonada ausencia de Fidel Castro en el desfile militar que el 2 de diciembre de 2006 celebró sus 80 años y el 50 aniversario de su desembarco en el yate Granma, inicio de la lucha en la Sierra Maestra.

Nadie duda de que, desde su retiro hospitalario, Castro vivirá la jornada pendiente del referendo constitucional del domingo en Venezuela. En un editorial publicado este viernes, advirtió del peligro de un asesinato contra su aliado, el presidente Hugo Chávez, con consecuencias mundiales.

En el poder desde 1959 y único líder que conoce el 70% de los 11,2 millones de cubanos, Fidel no ha revelado hasta ahora su futuro político y desde marzo pasado se dedica a publicar en la prensa sus “Reflexiones del Comandante en Jefe”, que ya suman unas 60.

Esa actividad contrasta con el hecho de que no aparece en público desde que cedió temporalmente el poder en julio de 2006. Hasta ahora sólo se han publicado fotos e imágenes grabadas suyas, nunca en vivo.

Ahora hay cubanos más preocupados porque Raúl Castro alivie los problemas de su vida cotidiana, tras exponerlos en debates críticos en centros de trabajo, estudio y y vecinales.

“Ya Fidel jugó su papel histórico en Cuba y debería dejar que sean las nuevas generaciones las que dirijan el país. Hay muchos problemas por resolver”, dijo una estudiante de arte de 28 años.

Otros recuerdan que siempre dijo que “los revolucionarios no se jubilan jamás”. “Estoy segura que va a seguir hasta que muera, mientras tenga sus facultades mentales”, comentó un empleado de aduanas de 45 años.

Aunque Fidel Castro sea nominado y electo diputado, podría renunciar a una postulación como presidente en marzo, y mantenerse en su posición de Comandante en Jefe y “guardián” de la revolución. En ese caso su hermano lo sustituiría definitivamente o asumiría otro dirigente, como por ejemplo el vicepresidente Carlos Lage, de 56 años.

El presidente estadounidense George W. Bush ha llamado abiertamente a los cubanos a no aceptar un gobierno de continuidad, ni a “un dictador por otro”, y en octubre propuso un fondo internacional para presionar el cambio de régimen en la isla.

La oposición interna tiene posiciones encontradas. Un grupo dirigido por Oswaldo Payá creó un comité para impulsar cambios pacíficos que estiman cercanos en Cuba; otro sector llamó al boicot de los comicios, y el más moderado a aprovechar las elecciones para acabar con la provisionalidad en el poder y abrir paso a las reformas.

Dirigentes del gobierno afirman que Fidel Castro es constantemente consultado de las decisiones del país. Pero tanto seguidores como opositores coinciden en que su enfermedad abrió una nueva etapa en el rumbo de Cuba, aún con gran

You must be logged in to post a comment Login