Correa inaugura Constituyente de Ecuador

El presidente ecuatoriano Rafael Correa inauguró este viernes la Asamblea Constituyente, con un discurso en el que defendió la forma en que ésta cerró el Congreso y alabó "el inmenso capital político" del que ahora cuenta para reformar la Constitución, que según anticipó sancionará abusos de la prensa.

"Lo que ha sucedido en el país es algo maravilloso, mágico, así no lo entiendan o no lo quieran entender los derrotados", dijo Correa al inaugurar la Asamblea de mayoría oficialista que lo ratificó en el poder y cesó al Legislativo en el inicio de las sesiones en Montecristi (suroeste).

Con 110 votos, la Constituyente declaró en receso a los 100 diputados del Congreso hasta cuando sea sometido a referendo, en 2008, la Carta Política que elaborarán los 130 asambleístas en los siguientes seis meses.

Al mismo tiempo asumió las funciones legislativas, en lo que fue duramente criticado por la derecha que al grito de "dictadura" votó en contra de la resolución.

"La oposición no ha tenido espacios, el gobierno hizo lo que quiso a través de una Asamblea que resolvió que los plenos poderes son para cualquier cosa, violando la institucionalidad", dijo Pablo Lucio Paredes, asambleísta independiente, a la AFP.

Anticipándose a la resolución, el Parlamento unicameral adelantó sus vacaciones de un mes de fin de año, no sin antes advertir sobre las sanciones internacionales que vendrían tras su disolución y acusar al gobierno de iniciar una dictadura.

Con su tradicional camisa bordada de cuello alto, Correa ofreció un discurso en Montecristi, adonde llegaron unos 3.000 seguidores para respaldar la Asamblea, en un acto al que acudió su par colombiano Alvaro Uribe y se excusó de asistir el venezolano Hugo Chávez.

"Por fin hay un proyecto verdaderamente nacional, con un inmenso capital político que permitirá con total legitimidad llevar adelante los cambios tan anhelados", señaló Correa.

Denunció como una distorsión que se juzgue de "paquetazo" las primeras resoluciones. "Ahora pareciera ser que tener mayoría en democracia es algo malo, pareciera ser que la democracia es sólo bueno cuando vencen los de siempre, cuando no hay peligro de que algo cambie", señaló.

Luego advirtió que la "nueva Constitución tendrá que incluir controles y sanciones más rigurosas para los cotidianos abusos de la prensa", dado el rol "nefasto que ha jugado gran parte de la prensa en todo este proceso" de Constituyente.

Correa reiteró además sus propuestas para que la nueva Constitución regule la economía, sepulte el neoliberalismo y la crisis política que impidió a sus tres antecesores elegidos en las urnas terminar el mandato en la última década.

Se puede "seguir permitiendo que por factores claramente establecidos el Congreso pueda sustituir al presidente, pero en cuyo caso también se disuelve el Congreso y el encargado del poder llama a elecciones generales anticipadas", comentó.

En ese mismo sentido se pronunció el jefe de la Constituyente, Alberto Acosta, que en un discurso posterior aseguró que la Asamblea cambió el equilibrio de fuerzas y permitirá romper la inestabilidad política.

Correa promueve su propia versión del socialismo planteado por Chávez.

You must be logged in to post a comment Login