Uribe y Sarkozy buscan fórmula sobre rehenes de FARC tras dramáticas pruebas

El presidente Alvaro Uribe declaró este sábado a su homólogo francés Nicolas Sarkozy su “voluntad” de explorar junto a Francia nuevas vías para avanzar hacia la liberación de los rehenes de las FARC, luego de que Bogotá divulgara impactantes imágenes de 16 secuestrados por esa guerrilla.

“Le he ofrecido está mañana al presidente Sarkozy toda nuestra voluntad para que nuestro gobierno explore con el gobierno de Francia nuevas vías, ya se está trabajando en ese camino”, dijo Uribe durante un discurso público en la caribeña isla de San Andrés (a 800 km de las costas colombianas).

Uribe y Sarkozy conversaron telefónicamente el sábado luego de que el gobierno colombiano divulgara las pruebas de vida de un grupo de 16 de los al menos 45 rehenes que las marxistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) proponen canjear por unos 500 rebeldes presos, entre ellos la ex candidata presidencial colombo-francesa Ingrid Betancourt.

Por su parte, el gobernante francés, a través de un comunicado expedido por el palacio del Elíseo dijo que Sarkozy le señaló a Uribe la “urgencia” de actuar para liberar a los rehenes.

El jefe de Estado francés “subrayó que hay que actuar con urgencia, que él mismo pretendía redoblar sus esfuerzos para acabar con el calvario que viven los rehenes y que contaba con la ayuda del gobierno colombiano para alcanzar rápidamente un intercambio humanitario”, señaló la presidencia francesa.

Sarkozy también le expresó a Uribe “su alivio, al mismo tiempo que su inquietud, la de la familia y la del pueblo francés en su conjunto por la precariedad evidente del estado de salud” de Betancourt, de origen colombiano pero que también tiene nacionalidad francesa.

La ex candidata presidencial por el partido verde Oxígeno, en poder de las FARC desde febrero de 2002, se encuentra físicamente muy disminuida y muy deprimida, según evidencian las pruebas de vida (un video y una carta a su familia), que las autoridades colombianas confiscaron el pasado jueves en Bogotá a tres presuntos milicianos urbanos de las FARC.

Además de Betancourt, el grupo de rehenes canjeables lo completa los estadounidenses Thomas Howes, Marc Gonsalves, Keith Stansell, varios políticos y decenas de militares y policías colombianos.

Las FARC, la guerrilla más antigua y militarmente poderosa de las que combaten en el país, manifestó el sábado que Sarkozy pude cumplir un “rol trascendental” para que el proceso del canje “retome el curso inicial” le había dado el mandatario venezolano Hugo Chávez.

Iván Márquez, miembro del comando central del grupo guerrillero, en el mismo pronunciamiento divulgado en internet, aseguró que las pruebas de vida interceptadas por Bogotá iban para Chávez, y anunció que ante ese hecho no enviran pruebas de los demás secuestrados.

Uribe suspendió abruptamente el 22 de noviembre la mediación del presidente venezolano, que había comenzado en agosto, alegando una conversación telefónica inconsulta que éste tuvo con el comandante del Ejército colombiano.

Pese a ello, Chávez aseguró el sábado en Caracas que no “cerró la puerta” a la mediació para el canje, y acusó a Uribe de no tener voluntad “para nada”.

En su discurso Uribe advirtió que esas nuevas vías deben tener “presente que hay que liberar a estos secuestrados sin olvidar los otros 750 colombianos desaparecidos por las FARC en los últimos años”.

Subrayó que los esfuerzos para liberar a los cautivos deben hacerse pero “sin permitirle a las FARC toda la fuerza para que continúe secuestrando a los colombianos”.

El alto comisionado de paz del gobierno colombiano, Luis Carlos Restrepo, explicó que no se pretende que Sarkozy actúe como mediador.

“Nosotros no podemos decir que Francia sea como un facilitador o un mediador, no, Francia es nuestro aliado natural en este tema porque entre los dos países y los dos gobiernos tenemos que encontrar una solución”, puntualizó.

You must be logged in to post a comment Login