Hija de Betancourt les pide a las FARC piedad con su madre secuestrada

Mélanie Delloye, hija de la política colombo-francesa Ingrid Betancourt secuestrada desde hace casi seis años por las FARC, le pidió este domingo a esa guerrilla piedad para con su madre y a ella que no pierda la esperanza porque habrá luz al final de túnel.

“Por favor, que se apiaden de mi mamá, que le den ese diccionario enciclopédico, que le permitan tener una buena radio para que nos escuche”, dijo la joven haciendo alusión a la extensa carta que Betancourt le envió a su familia y en la que se queja por las precarias condiciones de cautiverio.

“La vida aquí no es vida, es un desperdicio lúgubre de tiempo”, se lamenta Betancourt en uno de los apartes de la misiva de 12 páginas publicada parcialmente por el diario El Tiempo de Bogotá, y que hace parte de las pruebas de vida de 16 rehenes que las autoridades colombianas interceptaron a las FARC.

“Mami, quiero que te cuides mucho. Necesito que no pierdas la esperanza, necesito que te cuides por ‘Lori’ (su hermano Lorenzo) y por mí, porque va llegar el día en que nos vamos a volver a abrazar y te necesitamos fuerte, te necesitamos tanto mamita”, agregó Mélanie en declaraciones a la radio Caracol.

La joven, a quien en varias oportunidades se le entrecortó la voz, se declaró convencida de que habrá “luz al final del túnel” y que volverá a abrazar a su madre con tanta fuerza que se le “saldrá el aire de los pulmones”, dijo telefónicamente desde Nueva York donde ahora reside por sus estudios.

Al insistir en que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas) le mejoren la situación a su madre y los demás secuestrados, les pidió a que “le ayuden a que sus condiciones de vida no sean tan difíciles”.

“Vivo o sobrevivo en un hamaca tendida entre dos palos, cubierta con un mosquitero y con una carpa encima, que oficia de techo, con lo cual puedo pensar que tengo una casa”, describió Betancourt en la carta, cuya filtración a la prensa provocó malestar en su madre Yolanda Pulecio, que estudia una demanda penal contra la Fiscalía General de Colombia por ello.

Betancourt, los estadounidenses Thomas Howes, Marc Gonsalves, Keith Stansell, varios políticos y decenas de militares y policías colombianos, algunos de los cuales están próximos a completar diez años de secuestro, componen un grupo de al menos 45 rehenes que las FARC proponen canjear por 500 rebeldes presos.

“Yo le quiero pedir a las FARC que por favor tengan con mi mamá y con todos los demás que están allá (…), pues que al menos ayuden a que sus condiciones de vida no sean tan difíciles. Que por favor entiendan que para que una persona siga fuerte físicamente también necesita seguir fuerte moralmente y necesita sentir que los días que pasan tienen un sentido”, añadió Mélanie.

En el aparte de sus declaraciones a Caracol dirigidas a su madre confiando que la estuviera escuchado en el viejo receptor de radio que Betancourt dice tiene en medio de la selva donde la tienen, Mélanie dijo que la publicación de la carta ha servido para “tocar el corazón de miles de personas en Colombia y a través del mundo”.

“Es importante porque necesitan entender que esta situación y de todos los otros secuestrados no puede seguir durando”, puntualizó.

“Mamita, mamita linda de mi corazón, espero de verdad que me estés escuchando. Te llevo en el alma constantemente, tu presencia es infinita. Yo se que hay luz al final de este túnel y que vamos a volver a vernos”, agregó la joven, sin dejar de advertir que las FARC “también tienen responsabilidad” sobre el bienestar de los rehenes.

You must be logged in to post a comment Login