Sébastien Loeb gana el Mundial de rallies por cuarto año consecutivo

El francés Sébastien Loeb se proclamó campeón del mundo de rallies (WRC) por cuarto año consecutivo, tras finalizar tercero este domingo en el largo y gris Rally de Gran Bretaña, última prueba de la temporada en la que se impuso el finlandés Mikko Hirvonen.

Por cuarta vez seguida, Loeb y su copiloto, el monegasco Daniel Elena, logran la corona mundial, ganando su pulso con el finlandés Marcus Gronholm, que finalizó segundo en los bosques galeses, en su último rally antes de retirarse, y es también segundo en la general.

“El primer título (en 2004) fue un momento excepcional porque era en Córcega y estaban todos mis amigos”, decía Loeb al término de una prueba que fue todo lo contrario de la temporada: gris como el cielo galés, sin suspense y sin interés. No quedará en los anales, salvo por el título de Loeb.

“De lo que no hay duda es de que este cuarto título ha sido el más difícil de ganar porque durante todo el año el duelo ha sido muy intenso contra Marcus (Gronholm). Para mí, el momento clave fue Cerdeña, cuando hice una tontería que podría haberme costado muy caro”, añadió el francés, que se topó con una piedra el domingo por la mañana cuando iba en cabeza del rally y del Mundial.

Tras ganar ocho de los 16 rallies de la temporada, el francés de 33 años termina el campeonato con cuatro puntos de ventaja sobre Gronholm, ya que sólo necesitaba ser quinto en Cardiff. En esta ocasión ganó al volante de un Citroen C4, mientras que en los tres campeonatos anteriores fue con un Citroen Xsara.

Loeb entra así en la leyenda de los rallies junto a otros dos finlandeses, Juha Kankkunen (1986, 1987, 1991 y 1993) y Tommi Makinen, el único que había ganado hasta ahora cuatro temporadas WRC consecutivas, de 1996 a 1999, con Mitsubishi.

“¡Muy bien hecho! Estuvo muy reñido con Marcus Gronholm. Sébastien es un excelente piloto, de eso no hay duda, y uno de los mejores del mundo”, declaró Kankkunen a la AFP.

“Se lo merece, ha hecho un gran trabajo y le felicito”, agregó el finlandés, que también tuvo palabras para su compatriota Gronholm. “También es un piloto fantástico. Es una lástima que se retire porque eso significa que la competición será menos ruda”, comentó.

Para otro finlandés, Hirvonen su triunfo en el mítico RAC es el cuarto en una prueba del Mundial, tras los firmados en Australia en 2006, y en Noruega y Japón esta temporada. El piloto de 27 años dejó bien claro que habrá que contar con él en 2008.

En el caso de Ford, que era campeón de constructores desde hace quince días en Irlanda, es la octava victoria de este año, ya que a las dos de Hirvonen se unen las cinco de Gronholm, mientras Citroen suma ocho con el C4, gracias a Loeb.

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login