Hugo Chávez: la noche triste del teniente coronel

Por Rafael Croda
Notimex

Caracas.- El ex teniente coronel Hugo Chávez, cuya amplia cultura histórica, audacia, habilidad mediática y el petróleo venezolano lo convirtieron en dirigente de alcance mundial, sufrió la noche triste del domingo la primera derrota de su meteórica vida política.

A sus 53 años de edad, este frustrado beisbolista profesional formado en las escuelas militares falló en su intento de aprobar en las urnas una profunda reforma constitucional que entre otros puntos, hubiera aumentado su poder y mantenido en la Presidencia en forma indefinida.

El viernes dijo ante miles de seguidores que proyectaba gobernar Venezuela hasta 2050, cuando tendría 96 años, 15 más que su admirado colega cubano Fidel Castro, tiempo suficiente para implantar en su país el "Socialismo del siglo XXI" y expandir su influencia regional.

Como buen estratega, Chávez siempre ha tenido claro su objetivo: concretar el socialismo bolivariano con él en la Presidencia, y los medios para cumplir su meta: elecciones, referendos y amplia concentración de poder.

La derrota de esta noche es equiparable a su descalabro militar del 27 de febrero de 1992, cuando como teniente coronel del Ejército intentó llegar al poder mediante un fallido golpe de Estado.

La asonada contra el entonces mandatario Carlos Andrés Pérez fracasó, lo cual lo mantuvo dos años en la cárcel.

En 1998 llegó a la Presidencia por la vía de las elecciones, con la promesa de refundar el país con una nueva Constitución, la cual hizo aprobar un año después con un contundente respaldo de 71.37 por ciento de votos.

Tras ser reelecto en diciembre de 2006 para un periodo de seis años, Chávez creyó tener todo para ganar este domingo el referendo sobre una reforma constitucional que le dejaría abierta la puerta para una Presidencia vitalicia.

También buscaba concretar la construcción de una república socialista con los poderes concentrados en su persona, con facultades para nombrar autoridades regionales y locales y decidir los ascensos en la Fuerza Armada.

Más allá de quienes lo califican como histriónico, payaso, demagogo, populista y ultraizquierdista, Chávez es un líder político con un proyecto definido desde sus años de la Academia Militar, en los 70.

Chávez tenía al beisbol como centro de su vida, pero gracias a la influencia de hermano mayor, Adán, un físico que militaba en el izquierdista Partido de la Revolución Venezolana (PRV), quedó marcado por la idea de la revolución bolivariana.

El PRV, brazo político de la guerrilla venezolana en los 70, se definía como un partido bolivariano que buscaba la emancipación continental en contra de Estados Unidos, la revolución en este país sudamericano y la creación de una nueva patria socialista.

La influencia de Adán, su hermano predilecto y actual ministro de Educación, y el ideario del PRV que hizo suyo, lo llevaron a crear en 1980, junto con otros oficiales, el Ejército Bolivariano Revolucionario, grupo clandestino al interior de la Fuerza Armada.

Adán Chávez ha señalado que eran militares "progresistas y patriotas que leían, discutían, y finalmente decidieron que había que rescatar las ideas revolucionarias de Simón Bolívar, Simón Rodríguez y Ezequiel Zamora".

Con ese objetivo, Chávez actuó a partir de entonces con gran audacia, y aunque falló el golpe de Estado que encabezó en 1992, ese episodio lo catapultó al primer plan

You must be logged in to post a comment Login