Los aficionados chinos se entrenan para aclamar a sus héroes en los Juegos

Los atletas no son los únicos que se preparan para los Juegos Olímpicos de Pekín en 2008 (8-24 agosto), pues miles de aficionados chinos se entrenan duro para estar listos para aclamar a sus héroes el día D sin abuchear a los otros.

Lu Xiaoping aplaude y canta en compañía de 200 compañeros de la lechería donde trabaja, durante las dos horas que dura su sesión de entrenamiento para los próximos Juegos Olímpicos.

“He aprendido mucho sobre la manera de aplaudir”, explica. “Gracias a este programa, pienso que los aficionados chinos se comportarán mejor”.

Como los Juegos serán el centro de todas las miradas, el gobierno chino no quiere que se repitan los incidentes ocurridos durante la Copa de Asia de fútbol en 2004, cuando hinchas chinos provocaron disturbios después de la derrota de su equipo en la final ante Japón. Ni los comportamientos observados en los partidos de básquetbol o de fútbol, donde los cánticos obscenos son frecuentes.

“Nosotros ganamos, nosotros aplaudimos; vosotros ganáis, nosotros abucheamos. No es justo”, indica Zhai Yue, periodista que explicó a sus colegas las reglas de deportes individuales como el tenis y les dijo cuándo aplaudir o no hacer ruido.

Según Yue, los aficionados chinos deberían imitar a sus homólogos surcoreanos, quienes, con su entusiasmo, ayudaron a su equipo a alcanzar las semifinales de la Copa del Mundo de fútbol, organizada con Japón en 2002.

Li Jinglan, ex profesora de educación física, dirige el curso de aplausos e intenta sacar lo mejor a un grupo de trabajadores agotados en el auditórium de su empresa.

Poco a poco, Jinglan va captando la atención de su auditorio. Enseñar a las personas a comportarse, es según ella, importante pues los Juegos Olímpicos están lejos de las preocupaciones diarias de los chinos.

En el país, el deporte es poco practicado. Aparte de las escuelas que forman a los futuros atletas, pocos son quienes encuentran el tiempo, el dinero o la ocasión de convertirse en aficionados.

“Lo que intentamos hacer es implicarlos”, declara Li Jinglan. “China sólo ha comenzado a participar en los Juegos Olímpicos en 1984, así que nuestro conocimiento en este dominio es limitado”.

Los periódicos, radios y cadenas de televisión emiten también programas indicando a los habitantes de Pekín cómo comportarse durante los Juegos.

Este esfuerzo, que se inscribe en una campaña más amplia destinada a presentar una imagen positiva del país, prohibiendo por ejemplo escupir en las calles, aspira a borrar los malos comportamientos, según un responsable del Comité Organizador (BOCOG).

“Queremos que sean buenos aficionados que conozcan las reglas”, explica Liu Jingmin, vicepresidente del BOCOG. “Si los atletas logran buenos resultados, queremos que aplaudan, independientemente del país que representan”.

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login