Un terremoto político sacudió el liderazgo de Chávez en Venezuela

El rechazo a la constitución impulsada por el presidente Hugo Chávez, que le negó un cheque en blanco a su ambiciosa reforma socialista, desató un sismo político que conmocionó a Venezuela y plantea un desafío al liderazgo que el mandatario busca en el continente.

Con un poco más de 50% de votos, los venezolanos rechazaron el domingo en un referéndum un proyecto que le habría permitido a Chávez acumular nuevos poderes en sus manos, y sobre todo la reelección continua cada siete años, con la amenaza de llegar hasta 2030.

En Venezuela se gestó "una disidencia que atravesó en forma vertical toda la sociedad, desde la cúpula hasta las bases chavistas", explicó Ismael García, el diputado que encabezó en el Congreso la disidencia del partido socialdemócrata Podemos, que en 2006 había entregado más del 10% a Chávez para su reelección.

En un año exacto, Chávez vio derrumbarse su votación de los 7,2 con los cuales fue reelecto en 2006 a los casi 4,3 millones de sufragios que logró el domingo su proyecto de reforma.

La oposición vio incrementar su caudal en unos 300.000 sufragios, de 4,2 a 4,5 millones, justo la minúscula diferencia 1,4% que permitió frenar una cadena de triunfos electorales chavistas que se prolongó por nueve años.

El desinterés en el proyecto de reforma fue patente en los barrios populares chavistas, según observaron periodistas de la AFP, y el mismo mandatario argumentó esta madrugada que el 44% de abstención afectó más al oficialismo que sus adversarios.

La erosión provino de todos los campos, desde los académicos, como el alemán Heinz Dieterich, creador del concepto de socialismo bolivariano del siglo XXI, que cuestionó la reelección, o de los militares como el ex ministro de Defensa, Raúl Baduel, que llamó a votar en contra de la propuesta.

Con su conocida tozudez Chávez dijo en su discurso de la derrota: "No retiro ni una sola coma de esta propuesta", levantando una copia de la constitución de color rojo con la que pretendió reemplazar el librito azul de la Constitución Bolivariana que él mismo enarboló en 1999.

Leopoldo López, el joven alcalde del municipio de clase media de Chacao, afirma que la reforma para establecer un estado socialista "fue la batalla de la ciudadanía contra un proyecto estatista, que desplegó todos el poder del Estado y la riqueza petrolera al servicio de un proyecto político".

En cuanto a la oposición, el dramático resultado es una lección para "los sectores que no creían en la que salida en Venezuela era la vía electoral y democrática, que el pueblo quiere la reconciliación nacional", dijo el dirigente estudiantil Ricardo Sánchez.

"Esta en manos de Chávez si se sigue con la confrontación" dijo. Y agregó que con el movimiento estudiantil que encabezó el rechazo a la reforma "llegó el relevo generacional asumiremos nuestro papel de darle un nuevo rostro" al liderazgo nacional acotó.

El temperamento combativo de Chávez fue llevado al extremo en su discurso de cierre de campaña, donde amenazó con nacionalizar a las empresas españolas si se agravaba su diatriba con el rey de España, o cortar los suministros de petróleo a Estados Unidos si se desata la violencia tras el referendo.

"Su furia verbal es una táctica militar basada en la provocación constante" afirma Alberto Barrera, coautor de la biografía no autorizada ‘Chávez sin uniforme’, q

You must be logged in to post a comment Login