El Salvador atiende drama de niños con Sida

Con rostros alegres y sin saber que padecen sida, decenas de infantes desfilan a diario por el Centro de Excelencia para Niños con Inmunodeficiencia (CENID) de San Salvador para recibir tratamiento de una enfermedad que va apagando sus vidas.

Ubicado en un local anexo al hospital Benjamín Bloom, en el sector norte de la capital, se encuentra el CENID, donde se atiende a unos 500 niños, de los cuales 150 son hijos de madres seropositivas. La mayoría tienen ya desarrollada la temida patología.

"Nuestro centro es de control médico, atención psicológica y asesoría jurídica para que los familiares conozcan que la ley les asiste para mantener la confidencialidad de su enfermedad", declaró a la AFP el director del CENID, Luis Castaneda.

Para entretener a los niños mientras les llega el turno de atención, el personal del centro les proyecta películas o les facilita juguetes, mientras sus familiares comparten experiencias.

Desde octubre, el CENID impulsa un "plan piloto" que busca monitorear los casos de sida en las viviendas de los pequeños pacientes, debido a que en muchos casos los padres o familiares no tienen recursos para llegar a las terapias antirretrovirales.

Debido a los constantes casos de Sida en los niños, grupos religiosos y organizaciones no gubernamentales han comenzado a crear centros de atención.

Mensajeros de la Paz es un hogar ubicado en San Martín, 18 km al este de San Salvador y donde el panorama de 21 niños es más dramático aún, por cuanto a ese centro sólo llegan quienes tienen la enfermedad y que fueron abandonados por sus familiares.

"Aquí vienen los niños que fueron abandonados en hospitales o que sus padres ya fallecieron y por eso son referidos por otras instituciones", declaró a la AFP Carmen Otero, del directorio del hogar que es administrado y financiado con recursos de la Asociación Mensajeros de la Paz de España.

El hogar Mensajeros de la Paz, brinda albergue en una casa blanca rodeada de árboles en la que hay cuatro habitaciones con sus respectivas camas y en su patio una piscina.

Debido a la constante demanda de sus servicios, el hogar se está ampliando y en el corto plazo espera atender a más infantes.

Para salir al paso del sida en los niños, el coordinador de Vigilancia Epidemiológia del Ministerio de Salud, Julio Armero, declaró a la AFP que se busca reducir el número de hijos de madres que resultaron positivas de VIH, y en los casos de mujeres que quedan embarazadas, se les da tratamiento con antirretrovirales.

A los niños que nacen en esas circunstancias se les ofrece "lactancia artificial" para evitar la otra forma de transmisión de la enfermedad.

"Hemos ido viendo cómo se ha reducido considerablemente el número de niños hijos de madres con VIH, ese es un factor que hemos ido viendo pero depende mucho de la actitud de la mujer embarazada de realizar la prueba, porque es voluntaria, no se le puede obligar", comentó Armero.

El coordinador de Vigilancia Epidemiológica reveló que desde 1984 hasta octubre en El Salvador se diagnosticó el VIH a 19.890 personas y en los últimos diez años han muerto 4.574 personas. En lo que va de 2007 se acumulan 300 defunciones.

Según Armero, el 83% de los 19.890 casos se concentra en personas de 15 a 49 años.

Anualmente, según el ministro de Salud, Guillermo Maza, El Salvador invierte en la lucha contra el sida 10 millones de dólares, más otros recursos otorgados por el fondo global creado por la Organización de las Naciones Unidas.

You must be logged in to post a comment Login