En el bastión político de Chávez la revolución está lejos de haber terminado

El referendo que rechazó la reforma constitucional en Venezuela quedó atrás, pero los afiches "¡Sigue con Chávez!" no han sido retirados en el barrio 23 de Enero de Caracas, bastión del presidente Hugo Chávez, donde sus seguidores no se resignan a la derrota.

La derrota electoral ha sido como un mazazo en este populoso barrio del oeste de Caracas, cuyos habitantes siempre han apoyado a Chávez desde su primera elección en diciembre de 1998.

"¿Cómo pudieron votar en contra de Chávez?, La verdad no lo puedo entender", se pregunta Cilia Alfonsa, una mujer de 66 años que trabaja en un centro para personas discapacitadas.

"No importa el referendo. A nuestro presidente nadie lo va a detener. Se va a quedar para siempre", advierte dirigiéndose a quienes votaron ‘No’ y que califica como "traidores a la patria".

La reforma socialista de la Constitución, que fue rechazada el domingo con 50,7% de los votos, ha dividido al país, incluyendo a los barrios más pobres, donde vive la mitad de la población.

El triunfo del ‘No’ en el referendo constituye el primer revés electoral de Chávez en nueve años.

Un grupo de vecinos se encuentra ante una barbacoa improvisada con una reja sobre piedras, a la entrada del conjunto de edificios de interés social más importante del sector. El tema de conversación es el referendo.

"A ti no te quiero ver nunca más en mi casa. Nunca más", le exclama a uno de sus vecinos Nora Rojas, de 39 años, al enterarse que éste votó por el ‘No’.

"El presidente es maravilloso. Nos ha dado tanto. Son tontos, lo abandonaron", prosigue esta vendedora, que todavía lleva puesta una camiseta de la campaña electoral.

"Para mí fue un golpe. No dejo de llorar desde entonces. No me siento bien", agrega al borde de las lágrimas.

Sin embargo, eso no conmueve a Daniel Marrero, de 44 años, uno de los que decidió votar por el ‘No’. "Siempre he votado por Chávez y lo haré de nuevo. Pero esa reforma no me caía bien", dice.

Para este conductor del transporte público, "la reforma iba a concentrar demasiado poder en las manos del presidente".

Chávez, quien reconoció que el país no estaba "maduro" todavía, hizo un llamado por televisión a sus seguidores la tarde del lunes, exhortándolos a "proseguir en la construcción del socialismo".

El mensaje fue escuchado en este barrio de más de 60.000 habitantes, con una larga tradición de luchas sociales y que debe su nombre, 23 de Enero, a la fecha en que cayó la última dictadura en Venezuela: la de Marcos Pérez Jiménez en 1958.

"Nadie ganó el referendo, es un empate entre los dos bloques. Entonces, la revolución tiene que seguir", sostiene Sergio Reyes, quien dirige un comité de base chavista.

"En realidad Chávez ganó. Perdiendo ganó, porque demostró que es un auténtico demócrata y no un dictador, como ellos dijeron", asegura este farmaceuta de 64 años.

El líder cubano Fidel Castro, a quien Chávez considera como su "padre ideológico", lo felicitó el lunes por su "dignidad" y su "ética" al reconocer la derrota electoral de manera "valiente y sabia".

"Querido Hugo: te felicito revolucionariamente por tu discurso de hoy, fue un ‘Veni, vidi, vici’ (Vine, vi y vencí) de dignidad y ética", dijo Castro el lunes en un mensaje que fue leído en la televisión cuba

You must be logged in to post a comment Login