Engalanan calles y plazas de Belén para la Navidad

Por Rubén Medina
Notimex

Belén.- La pequeña ciudad de Belén, con sus 35 mil habitantes, comenzó este fin de semana a engalanar sus calles y plazas para asumir el próximo 25 de diciembre el puesto de honor que le corresponde en el calendario cristiano.

En Navidad, la ciudad cisjordana de Belén se convierte en el centro de todas las miradas, por lo que las autoridades municipales de ninguna manera desean dejar al azar el más mínimo detalle.

Gigantescos carteles de bienvenida con el "Feliz Navidad" en varios idiomas, mercados navideños, luces y figuras de papá Noel son vistos en calles, plazas y accesos para adornar una ciudad que quedó dañada entre 2000 y 2004 por la segunda Intifada (revuelta palestina).

"Tras la intifada, la recuperación se nota, este año hemos recibido muchos más turistas y la municipalidad espera más de 100 mil peregrinos en este diciembre", dijo Jaris, un guía turístico local que recibe a sus grupos a la entrada de la Basílica de la Natividad.

El centro de los festejos será la Gruta de la Natividad, el lugar donde la tradición sitúa el nacimiento de Jesús, un pequeño reducto subterráneo de unos 20 metros cuadrados por el que pasarán todos los peregrinos.

La gruta se halla bajo un pequeño centro de peregrinación construido en la primera mitad del siglo IV por Santa Helena, en su periplo por Tierra Santa para encontrar los santos lugares de un cristianismo hasta entonces perseguido por las autoridades romanas.

La Basílica en sí data, sin embargo, de los tiempos del emperador Justiniano, de la segunda mitad del siglo VI, y en su interior aún pueden verse grabados de esa época.

Pero lo que los peregrinos realmente van a ver es la gruta y sobre todo la Estrella de la Natividad que, con sus 14 puntas encastadas en mármol blanco, marca el lugar exacto del nacimiento de Jesús.

"Jesús nació aquí", explica con solemnidad un guía local a sus turistas filipinos mientras indica con el dedo hacia una pequeña cavidad en la roca y en su interior la venerada estrella rodeada por pequeñas lámparas de aceite.

A continuación, se gira 180 grados, y agrega: "a este otro lado el pesebre, donde después del nacimiento el niño Jesús fue limpiado e introducido en su cuna".

Pocos son los peregrinos que pueden resistir la intensa espiritualidad en el interior de la gruta y muchos incluso dejan escapar lágrimas de emoción al verse frente al lugar donde nació el Niño Jesús.

Allí abajo, a la luz de la velas y cirios, se arrodillan y rezan en silencio unos pocos segundos, mientras en la Basílica un permanente murmullo inunda una mal conservada sala de grandes columnas y techo de madera regida por la Iglesia greco-ortodoxa.

A su lado, la más pequeña, pero mucho más pulcra, Iglesia de Santa Catalina, donde el próximo día 24 la Iglesia Católica celebrará la Misa del Gallo.

"Este año -estimó Jaris- habrá mucho menos sitio en la Iglesia y quien no tenga el ticket no podrá acceder".

Se trata de unas entradas que las autoridades religiosas reparten entre sus feligreses de todo el mundo y que, a lo largo de la Nochebuena, origina frustración entre los palestinos cristianos de la ciudad, que se ven discriminados para participar en la misa.

Los cristianos de Belén son cada vez menos, debido a una permanente emigración desde hace más de 100 años y en la actualidad la ciudad tiene una mayoría musulmana que dicta en cierta

You must be logged in to post a comment Login