Juez duda de acusaciones contra dos ex agentes por herir a mexicano en EU

Dallas.- Un juez federal de apelaciones dijo este lunes que las autoridades "sobre reaccionaron" al acusar a dos ex agentes de la Patrulla Fronteriza sentenciados en 2006 a 10 años de cárcel por disparar en la espalda a un mexicano que traficaba marihuana.

Un panel de tres magistrados de la Corte Federal de Apelaciones del Quinto Circuito, escuchó este lunes testimonios sobre el caso de los ex agentes Ignacio Ramos y José Alonso Compean, en una audiencia efectuada en Nueva Orleans, la sede de esa corte.

"Me parece a mí que el gobierno sobre reaccionó aquí", dijo el juez E. Grady Jolly, al censurar al fiscal federal Mark Stelmach en la audiencia a la que asistieron decenas de representantes de grupos conservadores que los consideraron héroes y prisioneros políticos.

Jolly puso en duda si Ramos o Compean habrían sido procesados en caso de que ellos hubieran informado el incidente en el que lesionaron al mexicano Osvaldo Aldrete Dávila, el 17 de febrero de 2005 al suroeste de El Paso, Texas.

"Han sido procesados por haber escondido el delito", dijo Jolly, al sugerir que el asunto se les salió de las manos a los fiscales federales.

Ramos y Compean fueron declarados culpables en marzo de 2006 de la violación de los derechos civiles del mexicano Osvaldo Aldrete Dávila, que fue lesionado en un glúteo y pudo escapar a México, tras haber abandonado un cargamento de marihuana en suelo estadunidense.

Ramos fue sentenciado a 11 años de prisión y Compean a 12 años en parte debido a una sentencia obligatoria de 10 años por utilizar un arma en la comisión de un crimen.

Stelmach, el procurador federal, argumentó en la audiencia que existió "un tratamiento balanceado" en el caso de los ex agentes, al asegurar que se les pudo haber impuesto sentencias mayores en otros cargos mas allá del de utilizar un arma.

El caso de los ex agentes ha concitado la atención nacional y es seguido de cerca por grupos conservadores y antinmigrantes, que han desplegado campañas en su defensa al considerar que ambos son inocentes y solo cumplían su trabajo.

Los grupos, a los que se han sumado varios congresistas federales, han mantenido una constante embestida para demandar la exoneración de los dos ex agentes.

Los abogados de los ex agentes apelaron las sentencias en septiembre pasado en búsqueda de un nuevo juicio bajo el argumento de que ambos actuaron en defensa propia.

Los abogados argumentan que los ex agentes fueron acusados erróneamente por disparar un arma durante un crimen de violencia.

J. Mark Brewer, abogado defensor de Ramos y Compean, precisó que la apelación fue interpuesta en base a que dos cargos de la acusación, responsabiliza a los ex agentes bajo un estatuto federal de descargar un arma en la comisión de un crimen con violencia.

Sin embargo, explicó Brewer, el estatuto no define el crimen y contiene sólo un factor para ser sentenciado que debió haber sido atendido después de que se les declarara culpables.

De acuerdo con el abogado, la acusación fue "diseñada de manera inapropiada", para enmarcar a los ex agentes en un delito inexistente, debido a que ambos estaban autorizados a poseer, transportar y usar una arma de fuego en el curso normal de su trabajo.

La Oficina del Procurador Federal para el Oeste de Texas, quien fue la encargada de presentar las acusaciones, ha dicho que los agentes no están autorizados a disparar a un sospechoso desarmado que está corriendo y alejándose de ellos.

La dependencia ha señalado que en el caso "no existió ninguna evidencia creíble de que la vida

You must be logged in to post a comment Login