“Las ligas profesionales son el futuro del voleibol”, afirma Acosta

El mexicano Rubén Acosta, presidente de la Federación Internacional de Voleibol (FIVB), afirmó en una entrevista a la AFP que “las ligas profesionales son el futuro” de este deporte y que, de no concretarse esta transformación, el porvenir es “incierto”.

“Es el futuro del voleibol. Si no logramos hacer ligas profesionales el futuro es muy incierto y el éxito muy difícil de lograr”, advirtió el experimentado directivo mexicano al margen de la Copa del Mundo masculina que finalizó con una nueva victoria brasileña, el domingo en Tokio.

“Nuestro objetivo, de acuerdo al plan ‘la visión 2012’ es lograr que por lo menos cien países (casi el 50% de las federaciones afiliadas a la FIVB) tengan una liga profesional. Ya hay muchos países en Europa que la tienen”, señaló.

Acosta afirma que esas ligas profesionales también son posibles en Latinoamérica.

“Inclusive, en América Latina, Brasil tiene una liga nacional muy fuerte, y Puerto Rico gracias a la liga que tiene ha podido lograr hacer un equipo formidable. O sea, en América Latina está germinando esta idea de las ligas profesionales”, dijo el directivo a la AFP.

Asimismo, Acosta destacó la situación en Asia, que también es emergente. “Espero que en Asia, muy pronto, más países tengan esta liga profesional. En Japón hay una liga muy buena. Lo que le falta es hacer algunas adaptaciones y la liga se volverá profesional. Este es el furturo del voleibol”, insistió.

El presidente de la FIVB destacó también la necesidad de que un país como Estados Unidos, cuyos jugadores seleccionados juegan casi todos en el exterior, logre este mismo objetivo.

De hecho, en las últimas décadas, este deporte ha sufrido una revolución lenta y silenciosa, adaptando sus reglas para hacer del mismo un espectáculo más atractivo, tanto para el público como para quienes lo practican.

Acosta subrayó que desde su llegada al cargo sintió la necesidad de cambiar reglas que dieran “continuidad” al voleibol, que para muchos resultaba un deporte “aburrido”.

“Se comenzó por conseguir que el entrenador y el resto de los jugadores no estuvieran aislados de quienes estaban dentro de la cancha disputando una victoria… Esto brindó libertad, sobre todo a los técnicos, que pudieron pararse junto a la cancha y hablar con su jugadores”, destacó.

“En los Juegos Olímpicos de Los Angeles 1984 mucha gente se acercó para decirnos cosas como ‘no entendemos el marcador, vemos que se realizan acciones espectaculares pero que no se reflejan en éste. Si simplifican el partido y la gente entienda que las jugadas se ven reflejadas en el marcador, entonces ustedes van ganar a la audiencia televisiva de EEUU'”, recordó.

El dirigente mexicano afirma que tuvo en cuenta estas opiniones. “Dicho y hecho, lo estudiamos, lo afinamos un poco”, y con el cambio del sistema de puntuación adoptado en el Congreso de Tokio 1998 se produjo una auténtica revolución.

Y fue algo “profético” puesto que con las modificaciones “llegaron las compañías de televisión”. Acosta subrayó, en particular, el éxito que tuvieron en cuotas de audiencia el voleibol tradicional y el de playa en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, superando a la mayoría de los otros deportes.

Después llegó “la adopción del balón a colores, copiada también con éxito por otros deportes”. Y, actualmente “se discute la utilización de un nuevo tipo de balón. Con una nueva forma de los paneles (gajos) y una composición de materiales que le dan otra textura, y mayor dominio para el jugador”, dijo.

“Si logramos que las federaciones nacionales y el Consejo aprueben el diseño en marzo, será un balón sensacional para los Juegos Olímpicos de Pekín”, indicó.

Asimismo, Acosta hizo un recorrido histórico de las distintas sedes de la FIVB, hasta llegar castillo Les Tourelles, junto al lago Leman, en Suiza, con 10.000 m2 de terreno.

“Es la herencia que va a recibir el voleibol. Una herencia que valió el sudor de varias generaciones

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login