Gobierno de Bolivia preocupado por llamado a desobediencia civil

Por José Luis Castillejos
Notimex

La Paz.- El gobierno de Bolivia se declaró el martes en "estado de alerta" tras el llamado de líderes de la oposición a iniciar medidas de desobediencia civil en la región conocida como Media Luna.

El ministro de Defensa, Walker San Miguel, y el vicepresidente de la República, Alvaro García Linera, instaron a los opositores a evitar socavar la democracia boliviana y a dejar de desestabilizar al gobierno del presidente Evo Morales.

San Miguel rechazó que el gobierno vaya a militarizar la región de Media Luna, conformada por los departamentos de Beni, Pando, Tarija y Santa Cruz, cuyos líderes se han declarado desde la víspera en huelga de hambre.

"Los militares están en los cuarteles y no hay ni instrucciones ni disposición para que intervengan (en los eventuales conflictos que podrían generarse)", señaló el jefe de enlace entre el Ejecutivo y las Fuerzas Armadas de Bolivia.

García Linera, por su parte, aseguró que hay intereses de poderosos opositores que desean el fracaso de la Asamblea Constituyente y rechazan el cambio en el país, que promueve Evo Morales, porque consideran que podrían perder sus privilegios.

Los llamados de autonomías en la región de Santa Cruz y la advertencia de desobediencia civil, tiene como trasfondo desestabilizar a la administración que trabaja en la refundación del país, indicó.

Los prefectos (gobernadores) de los cuatro departamentos que realizan protestas rechazan la nueva Constitución Política del Estado aprobada en noviembre pasado por la Asamblea Constituyente, la cual deberá ser sometida a un referendo.

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, advirtió que los prefectos Leopoldo Fernández (Pando) y Manfred Reyes Villa (Cochabamba) serán demandados judicialmente por sus constates llamados sediciosos en contra del Gobierno.

En su opinión son "subversivas" las posiciones adoptadas por los dos funcionarios regionales que han pedido a sus regiones desobedecer la Constitución Política del Estado porque, en opinión de ellos, no garantiza el desarrollo ni la estabilidad política del país.

Un grupo de prefectos viajó a Washington para reunirse este martes con representantes de la Organización de los Estados Americanos (OEA), a quienes expondrán su preocupación por el clima de violencia en la región de Sucre que podría expandirse a otras partes.

Quintana lamentó que los opositores a Morales acudan a instancias internacionales cuando aquí en Bolivia se han negado a sentarse a dialogar para desactivar el conflicto político.

El prefecto de La Paz, José Luis Paredes, apoyó a sus colegas que viajaron a Estados Unidos y rechazó toda posibilidad de dialogar con Evo Morales porque, según él, éste se burla del país y su nueva Carta Magna sólo busca mantenerlo en el poder.

Reclamó la presencia en Bolivia de observadores internacionales de la OEA y de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) e indicó que eventualmente sólo si existe la presencia de estos podría dialogar.

"Se está lastimando la democracia y es conveniente que vengan observadores de otros países a poner orden", señaló.

A su vez, el gobierno de Morales presentará el miércoles una denuncia ante la OEA por la violencia supuestamente desatada por los opositores.

El canciller David Choquehuanca indicó por su parte que una comisión oficial encabezada por el viceministro de Coordinación Gubernamental, H&e

You must be logged in to post a comment Login