Indocumentada en huelga de hambre confía en reforma migratoria

Chicago.- La mexicana indocumentada Flor Crisóstomo, quien el martes cumplió 19 días en huelga de hambre en demanda que el Congreso de Estados Unidos retome el debate migratorio, confía en que su esfuerzo no será en vano.

Crisóstomo, quien se lamentó por el escaso apoyo, expuso a Notimex que los lunes y viernes traslada su manifestación de ayuno todo el día frente a las oficinas del congresista federal Rham Emmanuel, y que allí jóvenes estudiantes de origen hispano acuden para apoyarla.

Comentó que aunque aún no recibe alguna respuesta directa de Emmanuel, uno de los políticos más influyentes de Estados Unidos, ella cree que su esfuerzo "no está siendo en vano".

"Nos han confirmado que ya se reunió por segunda ocasión con el Caucus Hispano, y eso es una buena señal. El puede ejercer presión para retomar el tema migratorio en el Congreso", dijo.

"También se han solidarizado con esta causa líderes de organizaciones de otros estados y estudiantes de todas las razas de escuelas que visito martes y miércoles para dar a conocer el objetivo de mi lucha", agregó.

Madre de tres hijos, a los cuales no ha visto desde hace siete años, Crisóstomo consideró que el movimiento inmigrante de Illinois está por "ahora más concentrado en registrar votantes" para los comicios de 2008 y que sólo el Centro sin Fronteras sigue trabajando en el tema migratorio.

Informó que sus hijos Josué, de 14 años, Carlos de 11 y Paloma de 9, le ayudan en su causa desde México enviando cartas y haciendo llamadas telefónicas a personalidades y autoridades.

Señaló que a la fecha soporta el ayuno tomando bebidas energizantes y rezando cuando su estómago le exige alimento, "ya me acostumbré, sólo me debilito un poco, pero no tolero los consomés".

Flor Crisóstomo, quien tiene pendiente una orden de deportación, realiza su protesta pacífica junto con el pastor Walter Coleman, de la iglesia metodista San Adalberto, la misma donde estuvo refugiada la también mexicana Elvira Arellano.

"Estamos pidiendo que los congresistas cumplan con el trabajo para el que fueron electos y dejen de pensar sólo en las elecciones", dijo por su parte el reverendo.

La huelga de Crisóstomo y Coleman estaba ligada a la que inició Elvira Arellano en México (que ya suspendió) y que se pretendía concluir el próximo 12 de diciembre.

El padre Coleman piensa terminar la huelga de hambre el día fijado, mientras que Crisóstomo considera que si su cuerpo aguanta la extenderá hasta el 25 de diciembre.

Los dos están invitando a más personas en todo Estados Unidos a que se unan a su protesta, a fin de reforzar esta demanda pacífica hasta que respondan los legisladores.

– NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login