Reabrirán juicios contra culpables de desapariciones en Honduras

La Fiscalía de Derechos Humanos de Honduras reabrirá los juicios contra militares acusados de participar en secuestros, torturas y desapariciones forzadas de dirigentes de grupos de izquierda en los años 80, informaron este miércoles fuentes oficiales.

"Los casos nunca han estado cerrados, lo que pasa es que sólo hay seis judicializados pero se van a seguir los procesos", indicó a la AFP la fiscal de Derechos Humanos, Sandra Ponce.

Recordó que la actividad de la Fiscalía "ha estado orientada a recuperar los restos de las víctimas" de fosas clandestinas.

Según el Comisionado de Derechos Humanos, la desapariciones fueron una práctica "sistemática" de los escuadrones de la muerte del denominado Batallón 3-16 entrenado por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos y asesores argentinos para neutralizar grupos de izquierda, entre 1979 y 1989.

La coordinadora del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (Cofadeh), Bertha Oliva, manifestó a la AFP que "con la Fiscalía de Derechos Humanos se va a hacer un esfuerzo para reabrir los casos".

"Se trata de que se perfile una política de Estado para resolver el problema de las desapariciones que incluye verdad, justicia y memoria", explicó Oliva.

Según la activista humanitaria, la decisión surgió en el marco de la Jornada "Enjuiciamiento de Violaciones a Derechos Humanos en Tribunales Internacionales" promovido por el Centro de la Justicia y Responsabilidad (CJA), un organismo no gubernamental son sede en Washington.

La jornada que se instaló el martes en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) y que finaliza este jueves reúne a delegados de Argentina, Chile, Perú, Guatemala y El Salvador.

Un informe del estatal Comisionado de Derechos Humanos, "Los hechos hablan por sí mismos", documentó en 1992, un total de 184 personas que fueron desaparecidas y casos de sobrevivientes después de permanecer en cárceles clandestinas sometidos a torturas.

En julio de 1994 la fiscalía de Derechos Humanos abrió juicios contra unos 26 militares y policías supuestamente implicados en los crímenes, pero, según Oliva, "están sobreseídos, dormidos u olvidados en los tribunales".

"Uno de los casos con que se comenzará será el de los seis estudiantes", anotó Oliva, ex esposa de Tomás Nativi, desaparecido el 11 de junio de 1981 luego que militares encapuchados se lo llevaron de su vivienda en la colonia El Hogar, este de Tegucigalpa.

El caso referido por Oliva se remonta al 27 de abril de 2002, cuando seis estudiantes, entonces miembros de la agrupación Fuerza Universitaria Revolucionaria (FUR), fueron capturados en su vivienda en la colonia Miraflores (Tegucigalpa), y ocho días después de estar sometidos a torturas fueron enviados a una cárcel acusados de atentar contra la seguridad del Estado.

You must be logged in to post a comment Login