Indemnizan a hispana con 500 mil dólares por abuso sexual de sacerdotes

Por José Romero Mata
Notimex

Los Angeles.- Después de más de dos décadas de sufrimiento, la hispana Rita Milla fue indemnizada con medio millón de dólares por el abuso sexual de que fue objeto por parte de siete sacerdotes cuando era una menor de edad.

"No hay dinero ni dolor que pague las penas de una inocente engañada en el nombre de Dios", expresó Milla, ahora de 46 años, al dar a conocer la compensación que recibió y que se empezó a dar esta semana a más de 500 víctimas de padres pederastas.

Milla, nacida en Los Angeles, ahora casada, con dos hijos y dos nietos, vivió una pesadilla por años, ya que fue abusada por los sacerdotes y quedó embarazada por uno de ellos que la obligó a tener al bebé en Filipinas, a fin de que nadie se enterara del suceso.

Acompañada por su abogada Gloria Allred ambas dijeron haber peleado con la arquidiócesis de Los Angeles por más de 20 años por el abuso sexual de que fue objeto.

"Siento que empiezo una nueva vida. Aunque mis memorias no podrán ser borradas, se me ha hecho justicia de alguna manera", señaló Milla, quien a pesar de la noticia sigue derramando lágrimas al recordar lo que vivió.

Milla fue la primera víctima que presentó una demanda por abuso sexual de sacerdotes en 1984, cuando tenía 16 años. En ese momento se le criticó, se le condenó, fue objeto de burlas, pero nunca bajó los brazos para defenderse.

"Estoy contenta de que haya terminado el caso, pero es triste que a la Iglesia no le haya importado el abuso que me pasó a mí y a las otras víctimas, que no le dieran importancia a los niños abusados", dijo Rita.

"No les importó hasta que alguien le puso un precio al dolor. Cuando se trató de dinero entonces vieron que había una crisis en la Iglesia, antes de eso no", añadió.

A los 21 años, Rita quedó embarazada de Valentine Tugade, uno de los sacerdotes, y explicó la situación al padre Santiago Tamayo, quien era su confesor en la iglesia Philomena, en Carson, y quien la presentó con el resto de los religiosos que luego abusarían de ella.

En 1982 nació Jackie, la hija de Rita, quien estuvo a punto de morir durante el parto. Entonces regresó a Los Angeles, donde buscó al obispo John Ward para explicarle su caso. Este le dijo que no había nada que hacer. Fue entonces que decidió buscar la vía legal.

En 1987, el Tribunal de Apelaciones de California resolvió que desde el punto de vista de la Iglesia no era previsible que un sacerdote abusara de sus feligreses. Rita y su abogada, sin embargo, decidieron seguir adelante.

Sobre su relación con Dios, Rita afirmó que estos años la han llevado a perder la fe.

"Durante el abuso creí que Dios me iba a ayudar, creí que los obispos me iban a ayudar. Hablé con el cardenal Ward y él me dijo que no iba a hacer nada para castigar a los sacerdotes", recordó.

– NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login