La FIA no sanciona a Renault por espiar a McLaren aunque violó el reglamento

MONACO (AFP) – El Consejo Mundial de la Federación Internacional del Automóvil (FIA) decidió este jueves, en la reunión que mantuvo en Mónaco, no sancionar a la escudería francesa de Fórmula 1 Renault por el caso de supuesto espionaje a su rival McLaren-Mercedes aunque infringió el reglamento.

“El Consejo Mundial considera que Renault F1 infringió el artículo 151c del Código Deportivo Internacional pero no le impone ninguna sanción”, declaró en un breve comunicado la FIA, que explicará sus motivos el viernes.

Esta decisión podría abrir la puerta al regreso del español Fernando Alonso, después de su temporada fallida en McLaren, a la escudería con la que ganó sus dos títulos mundiales en 2005 y 2006.

Flavio Briatore, patrón de la escudería, estaba muy satisfecho por el hecho de que la FIA no haya sancionado a Renault. “Quiero agradecer a Renault, a nuestro espónsor y a todos nuestros socios su apoyo incondicional durante este difícil periodo”, declaró en un comunicado.

“También quiero rendir homenaje al equipo, que ha llevado todo este asunto con integridad y dignidad. Estamos encantados de poder centrarnos ahora por completo en nuestros preparativos para el campeonato de 2008”, agregó el italiano.

El miércoles por la noche, McLaren-Mercedes reconoció que hizo varias acusaciones “inexactas” contra Renault, como los “errores” en determinadas cifras: 18 esquemas técnicos llegaron a estar en posesión de Renault y no 780 como había dicho anteriormente.

Hace dos semanas, la prensa británcia se hizo eco de los datos del expediente de acusación de McLaren-Mercedes, según los cuales 18 empleados de Renault reconocieron haber tenido conocimiento de documentos técnicos confidenciales pertenecientes a la escudería anglo-alemana.

Pero McLaren reconoció que, en realidad, “trece empleados de Renault hicieron 18 testimonios y nueve de ellos admitieron haber visto y haber hablado de informaciones técnicas confidenciales pertenecientes a McLaren”.

Renault suspendió y luego despidió al ingeniero Phil Mackereth, que al parecer actuó por su cuenta y sin informar a otros miembros de la escudería, a la que llegó en septiembre de 2006 procedente de McLaren.

Además, alegó en su defensa que ninguna información vista “brevemente” por los ingenieros implicados “se utilizó para influir en la concepción del monoplaza Renault de ninguna manera”.

McLaren-Mercedes fue excluida por la FIA del Mundial de constructores 2007 y multada con la cifra récord de 100 millones de dólares por hechos similares a los de este caso en perjuicio de Ferrari.

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login