Morales plantea referendo revocatorio para frenar crisis en Bolivia

El presidente de Bolivia Evo Morales planteó este miércoles a los nueve gobernadores del país someterse a un referendo revocatorio de sus mandatos para poner fin a la crisis en el país, en el que también pondría en juego su propia investidura presidencial.

“Esperamos que esta propuesta, lo más democrática, lo más consciente, resuelva los problemas del país y el pueblo diga sí o no a este proceso de cambio”, dijo Morales en un mensaje televisado desde el presidencial palacio Quemado en La Paz.

El mandatario, jaqueado por una crisis política y regional desde sectores de la derecha, anunció que este jueves enviará un proyecto al Congreso “para que rápidamente convoque” al referendo.

El planteamiento de Morales, que asumió el poder en enero de 2006, se da en momentos en que cinco regiones dominadas por gobernadores y organizaciones civiles de derecha ejecutan una ‘resistencia civil’ contra importantes medidas de su gobierno.

Una huelga de hambre, cuyo epicentro está en la rica región de Santa Cruz, principal reducto de la oposición, y violentas tomas de edificios públicos intentan evitar que la mayoría oficialista de la Asamblea Constituyente apruebe una Carta Magna que respalde los cambios planteados por el mandatario.

Morales quiere recuperar las tierras ociosas en manos privadas a favor del Estado, medida que seguirá a la nacionalización en mayo de 2006 de los hidrocarburos.

Aunque ese parece ser el motivo principal de la oposición de latifundistas y empresarios agroindustriales de Santa Cruz a la nueva carta fundamental, también está su propuesta de la reelección indefinida y de la anulación del Senado -dominado actualmente por la oposición- para establecer un Congreso unicameral.

El jefe de Estado, de origen indígena, deploró que “el racismo se profundiza contra este movimiento social que lucha por una nueva Bolivia, por la unidad, respetando la diversidad”.

“No hay por qué tenerle miedo al pueblo”, dijo Morales al dirigirse en su mensaje a sus oponentes, a quienes acusó de “buscar pretextos para convulsionar el país”.

Los prefectos (gobernadores) de Santa Cruz, Tarija, Beni, Pando y Cochabamba -cuatro de los cuales fueron a Washington a las sedes de la OEA y la ONU a pedir el envío de misiones especiales para contener supuestas violaciones a la democracia de Morales- se oponen además a un recorte presupuestario en favor de los ancianos.

Ante el clima de creciente polarización, Morales pidió “someternos democráticamente al pensamiento, al sentimiento del pueblo (…), esperamos, si somos demócratas, (que) juntos nos sometamos a un referendo revocatorio” de sus mandatos.

Según versiones coincidentes, el oficialismo, mayoritario en la Asamblea Constituyente boliviana, planea reunirse hasta el 14 de diciembre, fecha límite en que ese foro debe entregar una nueva carta política, para hacer uso de su mayoría y validar la Constitución artículo por artículo para aprobar el texto final.

La directiva de la Constituyente estaba reunida este miércoles para definir la fecha y el lugar de reinicio de sus actividades.

Desde su instalación en agosto de 2006, la Constituyente tuvo su sede en la sureña ciudad de Sucre, pero debió suspender sus sesiones hace casi cuatro meses debido a las protestas continuas contra su labor en esa ciudad.

El 24 de noviembre los miembros oficialistas de la Asamblea sesionaron en un liceo militar de Sucre, y sin la presencia de la oposición, aprobaron un proyecto de Constitución, lo que generó fuertes enfrentamientos con un saldo de tres muertos y una protesta de la oposición que todavía continúa.

Tras los violentos disturbios en Sucre, el Congreso autorizó a que la Asamblea sesione en cualquier punto del país.

You must be logged in to post a comment Login